Xiutla primero; Puerto las Peñas después; Puerto Vallarta Hoy.

La Tira

Columna de

Julia Baumgarten

En el patio de la Presidencia Municipal, el Ingeniero Rodolfo Domínguez Monroy alcalde interino, leyó muy mal por cierto, el último informe del primer gobierno naranja liderado por Ingeniero Arturo Dávalos Peña.

Fue un acto austero, dijeron los coordinadores del evento y sí, porque ni toallitas dieron en las agütitas  que repartieron, el detalle, la fuente llena de flores color naranja maduro, como mensajeando que la mesura, llegó al grupo del Cepillo Dávalos, ya el naranja no es importante, hasta en el vestir de las  funcionarias, ya no vistieron ese tono, sino el blanco, algunos con su detalle naranja por supuesto. Todo se trasforma pero poco cambia.

Lo que a mí me sorprendió y mucho, no fue que el gobernador Aristóteles Sandoval no asistiera a ningún informe, siempre nos bateo, Vallarta no estuvo entre sus prioridades en el sentido social no hubo puente comunicativo, los vallartenses no conocimos al gobernador del estado realmente.

Mi colonia no tiene un parque, porque el municipio de otro tiempo vendió la parcela a un particular,  desde la administración de Javier  Bravo se alegó  que era difícil recuperar el terreno, le pedimos al gobierno del mochilas que lo comprara, nunca contestaron la petición; solicitamos la intervención del estado para que se permutara con el dizque propietario y se encontrara la manera de sanear el barrio socialmente, un parque era el primer paso; jamás nos contestó, ahora 6 años después, mi barrio el Remance es un  barrio depauperado, de pobreza extrema, sucio, lleno de sicarios jóvenes,  ociosos adictos, el problema creció ha crecido hasta mantener una violencia sostenida cotidiana y ninguna autoridad tiene un plan  de reformas sociales a corto plazo.  Yo de plano he tenido que organizar mi propio sistema de seguridad para poder vivir en una aparente armonía con esa violencia social, pero afecta cada día más a mí y a todos porque es generacional y lo que se vive en los barrios se repite infinitamente si no se atacan las causas, en mi colonia, el problema se magnifica.

Pero, no es de esto de lo que quiero hablar, sino de que me sorprendió y mucho que el gobernador haya mandado en su representación, a la Secretaria de Cultura, Myriam Vachez Plagnol.

La historia de Vallarta, se basa en su cultura de vivir tan peculiar, el estilo Vallarta ha traspasado fronteras y es totalmente cultural la forma de diseñar los espacios, de vestir, de hablar y de narrar,  de ser, de comer, de disfrutar y de compartir, sin embargo, los políticos no han tenido esa misma visión jamás, ya que éste tema nunca ha sido prioritario en el sentido de sostener y engrandecer esa visión, que han confundido con desarrollo turístico y espectáculo, lo que nos llevó a una crisis de identidad, a perder nuestro valor arquitectónico, la seguridad de pueblo, y la autonomía mexicana.

Por eso, la presencia de la Secretaria de Cultura es histórica, jamás un Secretario de Cultura había asistido a un informe de gobierno en Vallarta y es lamentable, porque su presencia a un acto que debiera enaltece el espíritu democrático donde la autoridad municipal rinde cuentas a la sociedad, es efímera, estéril, vana, porque nada  se puede hacer ya, dentro de pocos meses en Jalisco todo cambiará y los planes y proyectos de la señora Vachez tal vez no proseguirán en los planes de los que vienen. Ella misma lo dijo en su discurso.

“Cada cierre espera una nueva apertura, con otras manos que se pongan a trabajar en la construcción permanente de nuestra vida en sociedad”.

La Secretaria de Cultura nos dio una entrevista, pero antes, quiero resaltar algunas cosas de su discurso en el tercer informe del gobierno municipal.

Hay que reconocer los logros del presidente municipal Rodolfo Domínguez Monroy, una labor con la que el Ejecutivo Estatal mostró su apertura y colaboración, para traducir esas acciones en resultados que transformaran la vida para bien de los vallartenses.

Desde el gobierno de Jalisco tratamos de propiciar siempre un entorno adecuado para ello. El trabajo que impulsamos y promovimos, tanto la iniciativa privada, las autoridades, las universidades y la sociedad en su conjunto nos guiamos en una dirección: la del bienestar de nuestra gente.

Jalisco se convirtió en la entidad que más gente rescató de la pobreza, y eso fue resultado del trabajo de una sociedad pujante, que se sumó a las estrategias en materia económica, por eso logramos récords en generación de empleos, en inversión extranjera directa y en exportaciones, el campo de Jalisco es un Gigante Agroalimentario – dijo la Secretaria.

Aseguró que Puerto Vallarta ha recuperado su liderazgo en el ámbito turístico y que gracias a un gran esfuerzo acompañado con estrategias muy claras, se logró revertir la tendencia negativa que la afluencia turística de extranjeros había presentado.

Resalto que este año en que se celebra el centenario como municipio, el cincuentenario como ciudad, el próximo diciembre Vallarta cumplirá 167 años de su fundación, un año muy importante, fecha en que el primer jefe fundador Guadalupe Sánchez Torres  también se asombró de la belleza que ofrecía el paisaje.

Y dijo que los Gómez de Ixtapa en su libro “Ecos de Caracoles” lo describen asi: “Nosotros somos de allá donde el verde se ha quedado para siempre. Porque es Xiutla, la tierra vestida de verde. Un valle redondo de huanacaxtle y amates, donde reina soberano el cerro del penacho y emergen del mar las  peñas perforadas”.

Xiutla primero; Puerto las Peñas después; Puerto Vallarta Hoy.

Puerto Vallarta 100 años después de haberse constituido como municipio, es uno de los motores de desarrollo más importantes de nuestro estado.

Cita con la que termina su discurso la representante del gobernador, Secretaria de Cultura Myriam Vachez Plagnol, y que por cierto, hizo llorar al cronista de la ciudad, Juan Manuel Gómez Encarnación.

Llegamos al final final de un ciclo. En Vallarta se cerró con mucho esfuerzo y sacrificio el ciclo Ramón Guerrero Martínez, queda un ciclo más que aclimatar, “El del niño bonito del MC, Luis Munguía”. Alguien sabe dónde se encuevó?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: