Vallarta es mi Familia llegó a 6 mil afiliados

 

  •  Una base para la candidatura independiente de su presidente Máximo Martínez Aguirre… El comienzo político de Máximo, la ETI… Fundador de la primera biblioteca pública en Puerto Vallarta

Por José Rubén Gómez Bernal

La Asociación Civil “Vallarta es mi Familia” fundada el 26 de mayo del año pasado, llegó a los 6 mil afiliados y sigue creciendo. Esta organización es la base en que sustentará su líder y presidente el abogado Máximo Martínez Aguirre, su candidatura independiente a la presidencia de Puerto Vallarta, que en su momento y cuando los tiempos políticos lo permitan, la hará en forma oficial.

Y es que Máximo a diferencia de otros aspirantes a candidatura independiente, no lo niega, no lo oculta ni anda jugando a las escondidas con la realidad. Sigue trabajando en fortalecer su proyecto. Inclusive ya cuenta con un equipo que está elaborando los documentos que por ley debe de presentar para registrarse. “De que voy, voy”, pero todo su tiempo”, señala Martínez Aguirre…  “Vallarta es mi familia” tiene infraestructura en Las Juntas, El Pitillal, Ixtapa, Las Palmas, Mismaloya y La Boca de Tomatlán. Máximo mantiene cercanía con su gente, y está consciente de lo que viene, sobre todo en el tema de candidatos independientes, que según ha trascendido serán más de diez los aspirantes a candidatos independientes a la alcaldía vallartense, algo que no le preocupa ya que incluso no descarta alianzas con alguno de ellos, lo que sería luego de un análisis de evaluación.

LA GÉNESIS POLÍTICA DE MÁXIMO

Abre mucho los ojos y luego evoca el recuerdo de su génesis política. Fue un alumno destacado en la escuela primaria 20 de Noviembre, puras calificaciones con 100 de vez en cuando un 90, lo que le llevó a ser el alumno predilecto de la insigne maestra Chonita Ávalos, que viéndole sus cualidades decidió darle espacios para su desarrollo, y como la Escuela 20 de Noviembre fue de las pioneras en contar con cancha de basquetbol, le encomendó la maestra Chonita a Máximo que se encargara de organizar y coordinar un torneo entre las escuelas, entre ellas la de la Nueva Era, Emiliano Zapata, Lázaro Cárdenas, también de Ixtapa, El Pitillal y Las Palmas, entre otras. El torneo fue un éxito, y así Máximo a sus 12 años tuvo otros encargos de la maestra Chonita, como el de la organización de la fiesta de despedida a los alumnos de sexto año, en julio de 1970.

Así como la mayoría de los chamacos de aquel entonces que salían de las escuelas primarias del municipio, su siguiente paso fue inscribirse en la Escuela Técnica Industrial la famosa ETI, que forjó cientos, miles de vallartenses, y por el impulso que le dio la maestra Chonita, destacó desde el primer grado de secundaria, en donde fue nombrado jefe de grupo.

Por aquellos años ya traía el gusanito de la política Mariano Montes de Oca, hoy empresario, propietario del famoso Cinema Colonial, quien buscaba la presidencia de la Sociedad de Alumnos, y quien lo invitaba a su planilla, pero confiesa Máximo que por aquel entonces para él era más fuerte el conocimiento, el estudio, que la política. Mariano le insistía, pero él se resistía, hasta que fue mediante un amigo, que lo convenció de que platicara con Mariano, a quien le dijo que él lo que quería era estudiar, que no le interesaba la política, pero Mariano le insistió mucho, le dijo que no tenía que hacer nada, que nada más le diera su nombre para que apareciera en la planilla, sin ningún compromiso, y ocupó la secretaría de Relaciones Exteriores. La planilla a la postre ganó la elección.

Cuando cursaba el tercer año, sus compañeros propusieron a Máximo que se lanzara como candidato a la presidencia de la Sociedad de Alumnos de la ETI, para entonces ya había dos turnos –matutino y vespertino– y más de 800 alumnos. Máximo desde el primer año y hasta el tercero, había sido jefe de grupo. Para la elección se presentaron tres planillas, y la que encabezó Martínez Aguirre, ganó con 749 votos, dejando los restantes 50 votos repartidos entre las otras dos planillas concursantes.

Los primeros seis meses recuerda Máximo que no tuvo mucha actividad política, fue en el segundo semestre cuando Dustano Antonio Ruiz Aguilar, lo invitó a formar parte de las juventudes de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares, CNOP, con el fin de organizar a los jóvenes y evitar que cayeran en las adicciones, pues la “mariguana” entraba con fuerza en aquel tiempo entre los jóvenes vallartenses, no se conocían otro tipo de drogas. “Y con esa idea de ayudar a los jóvenes, fue como comencé a participar en política”, recuerda.

Al paso de los días en una reunión de amigos, vieron la necesidad de que en Puerto Vallarta hubiera una biblioteca pública, Dustano los invitó a trabajar y les respondió muy bien el pueblo, lograron reunir más de dos mil libros, que les eran de mucha utilidad a los estudiantes, muchos estudiantes no podían comprar los libros y en la biblioteca hacían sus tareas y consultas. A la biblioteca que fue la primera pública en Puerto Vallarta, se le puso “Francisco Medina Ascencio” en honor al ex gobernador de Jalisco, hombre visionario que buscó en el presidente Gustavo Díaz Ordaz, el apoyo para la infraestructura que abrió las puertas al progreso de Puerto Vallarta, con obras como el aeropuerto, la terminal marítima, la carretera a Compostela, entre otras muchas cosas. La biblioteca se ubicaba contra esquina de la ETI.  Después de que se fueran a estudiar al Distrito Federal, primero Dustano y posteriormente Máximo, ya no hubo quien organizara a los estudiantes y la biblioteca desapareció.

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: