Press "Enter" to skip to content

Siervos de la Nación, la discrepancia con la Alianza Federalista

  • Tienen importante participación en el programa que está llevando el Gobierno Federal por todo el país, y que en estos días se efectúa en Puerto Vallarta

Por José Rubén Gómez Bernal

El presidente López Obrador invitó a los 10 gobernadores de la Alianza Federalista, a firmar un Acuerdo Nacional por la Democracia, pero estos lo condicionaron a que retire de los programas de vacunación a los Siervos de la Nación que tienen importante participación en el programa que está llevando el Gobierno Federal por todo el país, y que en estos días se efectúa en Puerto Vallarta y municipios vecinos. Otros de los condicionantes, es que la firma se realice ante el INE, argumentando que la presencia de los llamados “siervos de la nación” es innecesaria y cuestionable.

En la carta dirigida a López Obrador, dicen los gobernadores que coinciden y aceptan la oferta de evitar desde el poder federal, “todo tinte electoral en los programas sociales, el uso indebido de recursos púbicos y la compra de lealtades. Por ello formalmente le solicitamos que retire del proCovid-19, a los mal llamados Siervos de la Nación cuya presencia además de innecesaria es cuestionable. Las campañas de vacunación universal en México mundialmente reconocidas por su efectividad y cobertura, jamás precisaron de personal ajeno al del sector salud, ni lo requieran ahora.

Establecieron los gobernadores federalistas tener plena convicción de defender y fortalecer la democracia, tal como lo exige la protesta que rendimos el día que asumimos el mandato otorgado por la ciudadanía de nuestros estados, y el Acuerdo Nacional por la Democracia al que se les convoca especialmente existe en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Luego hacen una serie de consideraciones, que como electos democráticamente protestaron hacer cumplir la Constitución señalando que “a la Constitución nos atenemos”. El gobernador de Michoacán Silvano Aureoles  leyó a nombre de los gobernadores la carta, precisó que “La apropiación personalista de la democracia es antítesis de su verdadero significado. Nuestra democracia tiene triunfos y derrotas, luces y sombras y páginas memorables; pero nunca final ni dueño. Jamás es un capítulo concluido ni apropiado. Es un quehacer permanente y de todos; no admite tutelaje”

Be First to Comment

Deja un comentario