Sentido adiós a Don Obdulio Castro Mondragón

 

Por José Rubén GÓMEZ BERNAL Texto y fotos.

Sentido adiós a uno de los grandes estandartes de la clase trabajadora de Puerto Vallarta, don Obdulio Castro Mondragón, que por más de 30 años estuvo en la dirigencia del Sindicato Gastrohotelero Sección 136, de la CTM. En su velatorio en la Funeraria Celis el jueves por la noche y en el transcurso de ayer viernes, fue un peregrinar de personalidades de la política, empresarios, miembros de la Sección 136 y trabajadores, que algunos con sus familias estuvieron en la Funeraria Celis, a darle el pésame a su familia y a acompañar a quien fuera su amigo y líder.

DON RAFAEL YERENA EN EL HOMENAJE A SU COMPADRE OBDULIO

De la funeraria el cortejo fúnebre partió a la CTM de Puerto Vallarta, en donde le fue rendido un homenaje a su trayectoria sindical. En el auditorio Fidel Velázquez Sánchez, fue recibido por cientos de sindicalistas y resultó insuficientes decenas de personas se quedaron afuera. A la entrada le esperaba una valla de miembros de la Sección 136, que portaban flores y al arribo del féretro lo recibieron con aplausos.  Su ingreso fue acompañado con música de mariachi, que lo recibió con la canción A mi manera, y luego cantaron sus canciones preferidas.

El diputado don Rafael Yerena Zambrano acompañó en el homenaje a la familia Castro Vargas, se sentó al lado de la señora Olga Vargas viuda de Castro Mondragón, fueron colocadas tres sillas, una que ocupó don Rafael y otra la señora Olga, y una tercera en honor a don Obdulio, la cual permaneció vacía durante el acto.

En  su mensaje don Rafael destacó el lazo de unión que siempre tuvieron los sindicatos Gastrohoteleros la Sección 136 y la Sección 92 que preside, y selló el compromiso de unidad entre ambas instituciones sindicales, brindando todo su apoyo para que la Sección 136 continúe con el progreso que mantenía con don Obdulio. Ante Rafael Castro Vargas agradeció la presencia de los asistentes, y el auditorio se cimbró con los gritos de ¡Viva Obdulio Castro Mondragón! ¡Viva la CTM!, con que terminó.

Posteriormente se le oficio misa de cuerpo presente en donde el abad del Templo de Nuestra Señora del Refugio destacó la trayectoria de don Obdulio, una vez concluida la ceremonia religiosa cuando el féretro salía del templo fue despedido con aplausos, y su cuerpo depositado en a la carroza en que sería transportado al crematorio, como fueron sus deseos, dando fin a una época muy viva del sindicalismo vallartense y regional, por lo que tanto luchó don Obdulio y que deja ejemplo perene a esposa, hijos, nietos y bisnietos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: