Press "Enter" to skip to content

Los sacrificados en la ruleta morenista

  • Otoniel Barragán y Bruno Blancas ya están registrados

Por José Rubén Gómez Bernal

LA RULETA MORENISTA. – Ya comienzan los pronósticos sobre quienes serán los sacrificados en la ruleta de Morena. De acuerdo con el imaginario ciudadano, serán pocos los elegibles que aparecerán en las encuestas con que se dice que Morena elegirá, a unos los califican de “relleno” que solo han servido para darle sabor al caldo. Lo cierto es que en política todos cuentan y todos tienen posibilidades. Los llamados iniciadores de Morena en Puerto Vallarta que vienen desde la lucha del PRD reclaman sus derechos a ser tomados en cuenta y a aparecer en las boletas.

Les asiste la razón desde el punto de vista de su origen y su lucha, pero el mismo partido en sus postulados señalan la participación de los externos, como se les llama a los que no provienen de la base morenista. De tal forma que esta jornada electoral interna de Morena se ha partido en dos: los externos y los originales. Así lo hizo el delegado electoral José Narro, al citarlos a la reunión cuando platicó en Puerto Vallarta con los aspirantes.

Por un lado los tradicionales como son el profesor Márquez, Pablo Ruperto, etc., y por el otro externos, lo que quiere decir que no aparecen en los miembros del partido, como don Humberto Famanía, Paco Sánchez, Edelmira Orizaga, entre otros. Sin embargo, hay personas que son tradicionales en Morena como es el caso de José Luis “Pepe” Pelayo, que no aparecen o el de Otoniel Barragán, que su origen es el PT por el que fue regidor que no aparecen en el padrón de Morena.

Serán cuatro los militantes tomados en cuenta para la encuesta y uno externo, por lo que no podría descartarse que el candidato sea moreno original. El meollo en este caso, es que la encuesta sea clara y transparente, habida cuenta que las instalaciones de Morena en la CDMX están tomadas por inconformes con las encuestas, de las que dicen no hubo claridad como tampoco una información confiable de la metodología. Los argumentos son válidos, no sabe si los que opinan son miembros o simpatizantes de Morena o si la encuesta es abierta a la ciudadanía. En realidad como les comentaba con anterioridad a nadie ha dejado contento los resultados de las encuestas, solo a los ganadores.

Vienen días en los que habrá una calma tensa, estarán los involucrados con los nervios de punta, puesto que todos dicen que “andamos muy bien”, pero la realidad es otra aunque la esperanza muere al último. A ver cuantos de nuestros lectores reciben llamadas de la encuesta –si es que la hay—para desterrar las incredulidades.

BRUNO BLANCAS

El misterioso y evasivo Bruno Blancas Mercado, se registró el sábado precandidato a la presidencia municipal de Puerto Vallarta, por Morena. Según los agoreros de la política vallartense, es el que tiene más posibilidades de que salga “favorecido” en las encuestas o por el dedazo del dirigente nacional del partido Mario Delgado, y se convierta candidato.

Don Bruno un personaje que parece irreal porque la ciudadanía y los mismos morenistas se preguntan quién es ese hombre de sonrisa enigmática, que da la impresión de ser bonachón y que desde la máxima tribuna de Jalisco, poco o nada ha aportado al progreso de Puerto Vallarta, siempre con la letanía de la cuarta transformación, que muchos políticos utilizan como pretexto para su ineficacia, como si hablar del proyecto de nación de López Obrador los salvara de su poca productividad.

Y es que un político con poco o ningún contacto con la ciudadanía, es imposible que salga electo ganador en una encuesta por la simple razón de que no tiene roce popular, ni acercamiento con la gente, y por lo tanto pocos lo conocen para emitir una opinión, aunque mucho tiene qué ver el partido postulante, como lo demuestra el hecho de que Bruno Blancas fuera diputado plurinominal, es decir que no ganó la curul en forma directa sino por la vía del repechaje, por la simple razón de que lo postuló Morena.

A diferencia de otros aspirantes que se abren al diálogo y al escrutinio público, Bruno Blancas se enquista y evade, como si tuviera algún pendiente que no lo hace dar la cara, tal vez sea una impresión errónea, pero que Puerto Vallarta pudiera tener un gobernante misterioso, en vez de una persona franca y abierta a la ciudadanía, podrían cambiar las formas de la relación ciudadanía-gobernante claro en el hipotético caso de que no se cambien las formas.

Be First to Comment

Deja un comentario