Press "Enter" to skip to content

Los jóvenes, el nuevo motor de México

Por Julio Gómez

México, se encuentra en uno de los momentos más endeble en cuestión de económica, política, medio ambiental, inseguridad, entre otras remas específicas. Esto es debido en gran parte a factores externo de nivel internacional, no obstante hay una enorme responsabilidad del actual gobierno federal. Parece que cada año los jóvenes pierden el interés de participar en la política mexicana. En donde se detonan cierto grado de participación es en redes sociales, sin embargo, las ideas quedan solo en esas plataformas. En un país en el cual los jóvenes representan alrededor de 32 millones de personas, es necesario que tengan una participación más eficaz y notable, de manera objetiva. Por consiguiente, se lograría tener ideas innovadoras y un contra peso político, para mejorar la democracia en nuestro país.

Según la INEGI existe alrededor de 32 millones de jóvenes entre 15 a 29 años, el cual representa el 27% de la población en México.  De ese porción aproximadamente el 82% cuenta con capacidad plena, es decir, tener la mayoría de edad para ejercer sus respectivas obligaciones y derechos. Por otro lado, en el mercado laboral marcan una tendencia activa en la economía del país, sin embargo, gran parte de ellos trabajan en el sector informal, lo que puede provocar cierto grado de incertidumbre en el futuro. En educación, cuentan con mayor tecnología lo cual facilita enormemente el desarrollo de los jóvenes, pero solo el 33%  cuenta con educación media superior y  el 19% cuenta con educación superior (INEGI, 2018).

Con estos datos la famosa frase “los jóvenes son el futuro de México” pareciera que se aplaza más y más. No obstante, esto ya tiene que ser una realidad, debido a que este sector será el que impulsará la economía mexicana de tal manera que puedan ser el nuevo motor de nuestra nación. Es un hecho que la nueva normalidad limitará al sector adulto mayor que representa el 12% o con enfermedades como diabetes e hipertensión, es decir enfermedades crónicas las cuales se presenta en torno a los 40 años de edad. Los menos afectos que pueden ser la primera línea de batalla en esta nueva normalidad son las personas saludables.

En temas políticos-electorales denotan poca partición, ya que los puestos son ocupados por gente que oscila entre los 40 a 60 años de edad. Los partidos políticos cuentan con instrumentos para que participen los joven, no obstante son utilizados para promover compañas o trabajo de campo. En el poder legislativo el promedio es alrededor de 51 años de edad, por lo que se observa una falta de representación en ese poder. Según un estudio de Fundación SM México, la forma más común de participar en los jóvenes es votar en la elecciones con el  54.3%.

Es momento de ver la realidad de nuestro contexto social, económico y político, para darle la oportunidad al talento joven, que está deseoso de levantar el país y construir con idea fresca. No es momento de crear división, si no de cooperar e innovar. Los jóvenes tienen la convicción de lograrlo y estoy seguro que pronto saldrán a flote.

Be First to Comment

Deja un comentario