La visita de AMLO a la bahía

  • AMLO recibió en paquete las denuncias sobre la situación en Mismaloya, de los terrenos, la hidroeléctrica y la privatización de Los Arcos… Fueron entregados los documentos por el profesor Leobardo Curiel… El Presidente les prometió ayuda… El alcalde vallartense fue aplaudido

MISMALOYA, PLANTEÓ SUS PROBLEMAS AL PRESIENTE LÓPEZ OBRADOR

Desde temprano el domingo –poco antes de las diez de la mañana– el activista de Mismaloya, el profesor Leobardo Curiel y don Pancho andaban en busca de investigar el ingreso al recinto portuario en donde por la tarde estaría el presidente López Obrador. Buscarían entregarle tres documentos uno referente al litigio e los terrenos e Mismaloya, litigio que tiene muchos años; la -denuncia sobre la construcción de la hidroeléctrica en el Río de Los Horcones, y la pretensión de privatizar Los Arcos e Mismaloya. Leobardo que ha librado muchas batallas en defensa de Mismaloya y sus habitantes, documentos en mano, con don Pancho y vecinos de acompañamiento. Después de estar en el Recinto Portuario cruzaron para llegar a Walmart en busca de tomarse un café acompañado de otros luchadores sociales que también estaban a la espera de entrar al lugar. Al ex diputado federal por el PAN, le corría la adrenalina, y como no, si andaba en su elemento en lo que le gusta hacer, en el activismo en defensa de sus correligionarios. Llegaron a la cafetería y ahí se encontraron con otro que no canta mal las rancheras en cuestión de luchar por las causas sociales, al licenciado Máximo Martínez Aguirre, que estaba a la espera de los pescadores vallartenses unificados en una asociación de Usuarios de la Escollera Los Peines, lugar que desde hace muchos años es su base en la terminal marítima, pero se han negado sistemáticamente a ubicarlos definitivamente, y ya lo tienen en la orilla entre las piedras. Buscan la concesión esa área en donde están; también la concesión de un muelle para los usuarios de la escollera y los vallartenses y concesión de una rampa para varar y botar embarcaciones… Y ahí también llegaron en busca del cafecito, dos trabajadores de “parachute” desalojados de la playa frente al malecón, que por muchos años fueron fue su fuente de trabajo hasta que llegaron los del PAN y los quitaron. De eso hace ya muchos años y su lucha ha sido por su reinstalación, también entregarían un documento al presidente López Obrador en espera de ayuda… Ahí coincidieron estos personajes vallartenses en pie de lucha, que no están dispuestos a quedarse cruzados de brazos, hoy que son otros tiempos políticos en que dijeron ya está erradicándose la corrupción… La llegada de AMLO fue apoteósica, dicen que en las encuestas el Mandatario Nacional ha perdido diez por ciento de popularidad, pero en esta región de México es todo lo contrario, así se vio a su arribo, aquello estalló como bomba cuando llegó: abrazos, gritos delirantes, la infaltable “selfi” los más afortunados lo lograron y otros tuvieron la dicha de que los saludara o de perdida les diera una palmada. Y el profesor Leobardo viejo lobo en estas cosas se apostó cerca de la entrada, y al ir pasando López Obrador se lanzó al ruedo, y abordó al Presidente. Le explicó rápido y conciso la situación en Mismaloya. La respuesta de López Obrador fue contundente: “Se va a actuar, a yo me encargo”. El momento de la entrega del documento de Leobardo a López Obrador quedó testimoniada en la televisión, en Milenio Noticias apareció en los diferentes segmentos… Leobardo mostró su satisfacción y agradecimiento a AMLO, le declaró a este espacio:  “Es un presidente que escucha, que entiende nuestros problemas porque él viene de esa lucha de la gente en contra de los abusivos. Se siente que sabe escuchar, que no es pose política el atender a la gente, que siente los problemas de la gente”.

 LOS APLAUSOS Y EL REGAÑO DE AMLO, “DÉJENSE DE POLITIQUERÍAS”

Después de sortear aplausos, vítores, abrazos, selfis, y denuncias, por fin pudo AMLO llegar hasta el estrado, a diferencia de otros tiempos, sin el derroche en el escenario, austero y sin tanto adorno. Huelga decir que cuando fue presentado aquello hizo erupción, porras, gritos, muchas personas extasiadas por el momento y el Presidente sonriente a veces con las manos en alto otras lanzando abrazos, recibió una gran recepción… Sin embargo, no fue lo mismo cuando enseguida se presentó el gobernador Alfaro. Los abucheos saltaron a lo largo del recinto, lo que no pasó desapercibido para el Mandatario, que recriminó la conducta de los que abuchearon a Alfaro: «Saben qué, ya chole con los gritos y con la falta de respeto a las autoridades. Saben que es eso, con todo respeto, es politiquería, es la llamada grilla. Vamos a hacer política que es distinto, no grilla. Tenemos que levantar la mira pensar en el interés general, la patria es primero para qué nos vamos a andar peleando. Tenemos que unirnos, ya deveras no estamos en campaña, ya va a venir la campaña y entonces cada quien, a su partido, pero ahora unidad para transformar a Vallarta, para transformar a Jalisco, para transformar a México” … El alcalde vallartense Arturo Dávalos Peña,  después de López Obrador, fue el que más aplausos recibió, lo que le reconoció AMLO, con un “si te quiere la gente”… Por ahí se escucharon unos abucheos que no pasaron a mayores.  El Presidente ya venía “calientito” después de que en Nayarit, Echeverría el gobernador de la entidad fue recibido con abucheos y rechiflas, como barruntos que está llegando a su fin el poder político del clan Echeverría, el que en su borrachera de poder dijo el patriarca nayarita Antonio Echeverría, cuando ganó su hijo la gubernatura, que hasta sus bisnietos gobernarían Nayarit. Parece que su fin está llegando con López Obrador.                                                                                                                                              10 AÑOS HACIÉNDOLE AL “TÍO LOLO”, AMLO YA LES TRONÓ EL CHICOTE

En Bahía AMLO no mencionó el nombre de la empresa que construye desde hace 10 años la autopista Guadalajara-Puerto Vallarta. Pero fue muy claro dijo “o trabajan y terminan o se les quita la concesión”. Y vaya grito de alegría que pegaron de uno y otro lado del Río Cuale, en Puerto Vallarta y Bahía de Banderas. Y es que el Grupo Carso, la compañía constructora, le ha hecho al cuento, a cuenta gotas hace un tramo aquí y otro allá. Luego abre la infaltable caseta de cobro y se olvida de lo demás. Cuando una empresa gana una concesión, presumiblemente es porque tiene el capital suficiente como para cumplir. La autopista Jala-Puerto Vallarta es el sueño de los habitantes de Bahía de Banderas y Puerto Vallarta, que a través de los años se ha ido alargando, y a veces hasta esfumando la esperanza que sea una realidad, por la lentitud del avance. Y ciertamente lo señalado por el presidente López Obrador, de mandar por un tubo a la constructora traerá, ya lo veremos, una reacción. No puede revocar la concesión de inmediato porque se tendría un litigio que podría alargar más su construcción, pero ya vieron lo que pasó en la Ciudad de México con la construcción del aeropuerto…. AMLO vino a traer muy buenas noticias a esta región del Pacífico, la promesa de grandes obras de infraestructura turística y para las colonias en donde vive la fuerza laboral, tanto en Bahía como en Puerto Vallarta lo que detonará todavía más el meteórico crecimiento de esta zona conurbada.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: