La UMA: Una cara indecorosa de Puerto Vallarta

 

Por José Rubén GÓMEZ BERNAL “MATANCHÉN”

Escapa al ayuntamiento, hacer algo para mejorar su cara. Es una vergüenza para Puerto Vallarta. La parte baja de la Unidad Administrativa Municipal UMA, muestra una imagen deplorable. Increíble descuido en un edificio público, en dónde debería existir y limpieza y pulcritud, como en este edificio en dónde se encuentran las principales dependencias municipales, e inclusive la del alcalde vallartense Arturo Dávalos Peña quien tiene oficinas alternas en donde despacha.

Cientos de vallartenses, visitantes y hasta turistas acuden diariamente a la UMA con el fin de unos arreglar asuntos relacionados con el municipio, los turistas a conocer el edificio.

Ahí también están los juzgados, muchos profesionistas de las leyes a diario asisten al UMA y son mudos testigos de la imagen desastrosa, la llegada al edificio es un golpe a la vista.

En la planta baja de la UMA es común observar deterioro, hacinamiento de material de construcción dentro de los locales abandonados, que por alguna razón no se han arreglado para ser rentados.

Algo debe impedir que el ayuntamiento pueda arreglar su casa, de lo contrario ya lo hubieran hecho. Algo debe de estar pasando porque a varios años que la UMA abrió sus puertas, no se ha movido un dedo para eliminar ese horrible espectáculo que dan los locales abandonados y por lo que se ve actualmente, sin posibilidades de arreglo, puesto que el primer interesado en terminar con la situación es el mismo ayuntamiento.

Al ayuntamiento le interesa más que nadie, adecentar su sede, dar una imagen positiva a vallartenses y visitantes, la comuna debe de tener las herramientas legales para obligar a quien o quienes tienen que ver con la planta baja de la UMA para obligarlos a  remediar esta situación que daña mucho la imagen de un ayuntamiento encabezado por el alcalde vallartense Arturo Dávalos Peña, que con su trabajo diario está transformando Puerto Vallarta, por lo que es necesario que se tomen medidas al respecto.

Deja un comentario