La tumultuaria celebración del cumpleaños del alcalde vallartense, banderazo para la reelección

 

  • Más de cinco mil almas lo festejaron, en su mayoría estructura para el trabajo político… Mochilas y Munguía también tuvieron festejos a los niños, pero sin la convocatoria de Dávalos y su esposa que celebraron a 17 mil niños… Desayuno del Día Mundial de la Libertas de Prensa, reconoce Dávalos que la crítica les hace ser mejores.

Por José Rubén Gómez Bernal

Si en estos momentos Movimiento Ciudadano tuviera que definir su candidato a la alcaldía para el período 2018-2020, el único que le garantizaría competir con éxito, se llama Arturo Dávalos Peña. No hay otro que tenga la proyección del alcalde vallartense, que se lo ha ganado por el trabajo que desarrollado al frente de la comuna vallartense, y que a unos cuántos meses se ha colocado muy por encima del demagogo Mochilas, que ya anda tejiendo las redes para regresar, pero no lo que se llevó, sino que viene por más, a ver si puede vender la Plaza de Armas, El Malecón, o como dijo “El Posi” Beltrán, que le amarren las manos porque si regresa hasta vende la unidad deportiva Agustín Flores Contreras.

El apapacho que le dieron los vallartenses a Dávalos Peña en la explanada de Mojoneras, con motivo de su cumpleaños, fue de pronóstico, se esperaba una asistencia tumultuaria, pero todos los vaticinios se quedaron cortos, ante tsunami de gente, que cerró filas en forma impresionante con el alcalde vallartense, que pues claro, se dejó querer y seguramente terminó magullado de tanto abrazo y apapacho, tantas muestras de aprecio… Se calcula una asistencia a la celebración de Dávalos Peña, de más de cinco mil personas, como se dice coloquialmente en la explanada no cabía un alfiler, de acuerdo a los registros de asistencia, fueron 4 mil 400 personas, más los y las que salían del festejo a lo largo de la tarde-noche.

Como suele suceder y más cuando de política se trata, los detractores surgen de todas partes, pero una cosa esencial, fundamental para hablar es ser testigo de los hechos. Quiénes fueron al festejo de Arturo se pudieron dar cuenta del “gentillal” que se reunió en torno al festejado, que por cierto estuvo acompañado de su esposa Candelaria Tovar, de regidores y de personas cercanas, pero lo más interesante, es que ahí estuvieron funcionarios públicos, amigos, parientes, simpatizantes, que son la estructura que en el futuro acompañará al alcalde vallartense en su trabajo en busca de la reelección.

Y es que Arturo se ha mostrado tal cual en su conducta como gobernante, que pertenece a esa ya escasa clase política que es del pueblo, que la gente los arropa precisamente por su sencillez. Arturo ha dejado atrás esas figuras edilicias que se preocupaban más por vestir ropa de marca y elitista, que por trabajar para dar resultados. Dejó de lado a esas actitudes de los políticos que no gustaban de juntarse con la población, esa que se identifica con sus gobernantes por su estilo de gobernar y que finalmente es la que asiste a las urnas, no a los restaurantes gourmet, ni a las fiestas pomadosas.

En el festejo Arturo Dávalos Peña mostró que es un presidente de carne y hueso. Cuando le sopló a las velas del pastel, y luego le dieron el clásico empujón y le embadurnaron las cara con el pastel, no pasó nada al contrario fue motivo de risas y bromas, y esas actitudes son las de un gobernante que sabe lo que está haciendo, que tiene la confianza de presentarse ante cinco mil almas, partir el pastel y sonreír con la cara llena de betún… Dávalos Peña es un personaje sencillo, que desde que asumió la presidencia municipal, sigue siendo el mismo: conserva los amigos de antes, lo siguen siendo los de los tiempos de estudiantes, de cuando jugaba futbol, de cuando fue funcionario federal y regidor; no sufrió el “síndrome de la silla presidencial” del que pocos han escapado, por lo que hoy es el mejor posesionado en Movimiento Ciudadano, y está abriendo la brecha cada día más habida cuenta que Mochilas ya está de vuelta en busca de meterle zancadilla, dada la creciente aceptación ciudadana que tiene Arturo. En el festejo de su cumpleaños avasalló, o como se dice mostró el músculo.

A pocos escapó el hecho de que tanto Mochilas como su alfil el diputado Luis Munguía, alterno a la celebración del cumple años de Arturo, anduvieron festejando el día del niño, a Munguía le fue mejor que a Mochilas, pues fueron cerca de dos mil gentes, claro en su mayoría niños los que reunió, en cambio Mochilas apenas sí les llegó a los mil, quedando muy lejos de la convocatoria de Arturo. Pero la verdad, qué bueno que el gordito de Ayutla y Luis Munguía se preocupen por los niños, pero para nada se compara con los 17 mil niños que acudieron a los festejos que les ofrecieron Arturo Dávalos y su esposa Candelaria.

EL DESAYUNO DEL DÍA MUNDIAL DE LA PRENSA

En La Querencia ayer Arturo Dávalos Peña y su esposa Candelaria Tovar, ofrecieron un desayuno a los comunicadores vallartenses, con motivo del Día Mundial de la Prensa, contándose también con la presencia de los regidores. Algunos tuvieron la amabilidad de pasar a saludar a los periodistas como Magaly Fregoso y Juan José Cuevas. Al que no se le vio fue a Andrés González Palomera, siempre atento y amable con los medios de comunicación… Mensaje de felicitación del alcalde vallartense quien agradeció la presencia de los comunicadores. Fue un desayuno como lo dijo Dávalos Peña, sencillo “pero con mucho corazón”. El presidente municipal se mostró abierto a la crítica, al reconocer que aprende de los señalamientos “que nos hacen a todos nosotros porque eso nos hace ser cada vez mejores y, atender, lo que nos critican y que nos señalan cuando estamos haciendo mal nuestro trabajo”.

Deja un comentario