Press "Enter" to skip to content

La pandemia, un desafío para los cuerpos policiales

TAXI 075

  • En Puerto Vallarta y casi todo el país, los cuerpos de seguridad han tenido problemas para hacer cumplir la orden del uso del cubrebocas… En «guanatos» se lanzan en redes sociales en contra de Yeidckol… ¡Que ya no ya no regresará a Jalisco!… Sigue el fuego cruzado AMLO vs. Alfaro

Por José Rubén Gómez Bernal

La violencia policiaca es condenable en cualquiera de sus expresiones, física, verbal o de acoso. La muerte del afroamericano George Floyd a manos de la policía ocurrida en Estados Unidos tuvo resonancia mundial, con protestas en muchas ciudades del orbe,  las más fuertes en Estados Unidos, en donde estuvieron presentes otras agresiones que provocaron que los policías que las cometieron los cesaran.

El escenario se trasladó a Jalisco a Ixtlahuacán de los Membrillos, en donde unos salvajes policías prácticamente asesinaron al alarife Giovani López, tras de que lo arrestaron por no llevar cubre bocas, lo que negaban las autoridades que no fue el motivo de la detención, como si eso fuera tan importante y no el hecho. Las protestas por su muerte fueron un seguimiento a las suscitadas en Estados Unidos.

En Guadalajara hubo vandalismo a las sedes de gobierno, en las manifestaciones por la muerte de Giovani participaron alrededor de 500 personas, unas 200 en su mayoría jóvenes, fueron las más agresivas, uno de ellos procedió en forma criminal al llegar por la espalda a un policía que se encontraba montado en una moto, rociándole gasolina y prendiéndole fuego, lo que afortunadamente no pasó a mayores de acuerdo a los reportes médicos.

Las manifestaciones se extendieron hasta la capital del país, en las que también estuvieron presentes las acciones vandálicas. Las redes sociales fueron fundamentales para que se dieran a conocer los asesinatos de ciudadanos a manos de la policía, como pasó también con un indigente en una gasolinera de Tijuana, en la que al estilo “gabacho” poniéndole el pie en el cuello, un policía lo mató. Pero allá en la frontera la criminalidad es alta y al tratarse de un indigente nadie hizo caso, los policías solo fueron suspendidos, pero seguramente con las protestas les va a caer la guillotina.

Esto mueve a la reflexión sobre la actitud policiaca y la conducta de las personas, es claro que en las tres citadas fueron abusos policiacos, asesinatos salvajes, que merecen la condena, en otras ocasiones la respuesta de la policía es provocada por la conducta de las personas que al ser requeridas se tornan violentas, aunque por ningún motivo se debe de admitir el daño físico.

En México existe la exhortación a que las personas que andan en la calle deben de portar el cubrebocas, lo que pocos lo hacen. Hoy en día se mantiene el quédate en tu casa, las autoridades han notificado a la ciudadanía desde el inicio de la sana distancia, que no se puede estar en lugares públicos, entre ellos canchas deportivas, playas, ríos, etc.

La policía vallartense ha tenido problemas para hacer que se cumpla con la orden emitida por el presidente de México Andrés Manuel López Obrador con el fin de evitar que se siga propagando el coronavirus. En casi todo el país las policías han tenido problemas para hacer cumplir el decreto presidencial, y es que es cuestión de actitud, pues si se conoce que no se puede asistir a los lugares públicos, a qué va la gente, provocando con ello la intervención policiaca, conociendo que algunos policías no son tan “suavecitos” para hacer cumplir lo que les ordenan sus superiores, de evitar la presencia de la gente en lugares públicos, es un desafío que trae consecuencias.

Se entiende que en la gente  hay cansancio, enfado, nervios por el confinamiento, que las familias ya quieran salir a pasear, que los deportistas quieren estar en la cancha, que los vallartenses quieran irse con la familia a la playa, a los ríos, a visitar a sus amigos y familiares para celebrar “como antes”.

Mientras más personas anden en la calle, menos se podrá cortar la propagación del coronavirus, que en estos momentos está en su máximo pico de contagios, según el otoñal galán Hugo López Gatell, y que las autoridades de Jalisco y de Puerto Vallarta también alertan sobre el gran aumento de contagios y enfermedades con el peligro que se corre  de contagiarse, entonces qué necesidad hay que la gente se vea en problemas si ya saben a donde no pueden ir, porque una cosa es evidente, a un policía que trae una orden no se la van a ganar y más cuando hay de por medio agresividad cuando les llaman la atención a las personas, que es lo que detona la violencia.

Si no tenemos qué hacer en la calle, vámonos quedando en casa ya falta poco para que salgamos de este trance tan horrible, y que mejor que lo hagamos con la familia completa, al no llevar contagios a los hogares, vamos a respetar las normas sanitarias.   

YA NO VENGAN PARA ACÁ, QUÉDENSE MEJOR ALLÁ: QUE YEIDCKOL NO REGRESARÁ A JALISCO

Tómelo como una habladuría de las muchas que circulan en los corrillos políticos de Jalisco: que la recién nombrada coordinadora en Jalisco del Movimiento de Regeneración Nacional, MORENA, Yeidckol Polevnsky no regresaría, después de ser acusada como la culpable de la violencia que se desató en Jalisco, en las protestas por la muerte de Geovani López. Y es que a la millonaria admiradora de los regímenes comunistas, no le han comprobado que ella sea la autora intelectual de los actos de violencia cometidos por los jóvenes vandálicos. Sin embargo, fue una avalancha de señalamientos de diferentes sectores del estado, como la que movió el tapete para las protestas.

AMLO negó que él o su partido estuviera detrás de las protestas como lo acusó Alfaro, pero lo hicieron a sus espaldas porque hay evidencias de que el activista de Morena radical Jesús Torres al pelón que  me refiero, declaró que “A mí me verán echando chingadazos” y que tiene armas para los que quieran apoyarlo. Otro caso es el de Candelaria Ochoa, quien es la directora de la Comisión Nacional para Prevenir y Radicar la Violencia contra las Mujeres, de la que la prensa dio cuenta de su participación en los eventos de protesta de Guadalajara.

Ella en redes sociales le envió un mensaje a Alfaro: “Que no te extrañe estuve en la marcha porque lucho por mis ideales y los defenderá siempre”. Y lejos de ocultarlo varias mujeres de Morena, le mandaron mensajes de apoyo, como fue el caso de la senadora Citlalli Hernández, so pretexto “que no pueden dejar de ser activistas”. Es evidente que el Presidente de México no va a promover la violencia en el país, pero sí algunas gente de Morena, como ya está demostrado.

Ayer en cuatro puentes de Guadalajara aparecieron mantas colgadas en contra de Yeidckol, en la que le piden que se vaya de Jalisco, en tanto el  ex delegado federal Carlos Lomelí, se lanzó en contra Alfaro, defendiendo al Presidente de México. Alfaro por su parte visitó casa por casa de los detenidos que participaron en las protestas y que fueron liberados, para comprobar que hubieran regresado a su hogar, verificando que estaban todos en sus hogares, dijo que se había otro Ayotzinapa  

Be First to Comment

Deja un comentario