Press "Enter" to skip to content

La nueva composición política en Puerto Vallarta

  • Dávalos Peña quedó al margen como diputado plurinominal
  • Los nuevos ediles, a trabajar por Vallarta
  • Lomelí salió de su enclaustramiento y rechaza resultados

Por José Rubén Gómez Bernal

De golpe y porrazo Movimiento Ciudadano perdió el control político y gubernamental de Puerto Vallarta y el distrito 5 en lo local y federal. Seguramente nadie se imaginó el derrumbamiento de lo que es hasta el primero de octubre, la primera fuerza política. Morena ganó todo, el ayuntamiento y las dos diputaciones. Políticamente lo más significativo es que el alcalde vallartense con licencia Arturo Dávalos quedará al margen de la diputación, cuando era un pronóstico que el único político que tenía segura la elección era él.

Y más aún, que ganara la diputación una mujer desconocida totalmente en la política, como Yussara Canales que inclusive en sus redes sociales parecía no comulgar mucho con el Presidente López Obrador. Pesó la marca –Morena—el partido avasalló y el triunfo de la doctora Canales fue una de las sorpresas de la jornada electoral, nadie imaginó que fuera a ganar la elección con poco más de 3 mil 500 votos de diferencia con Dávalos Peña, 46 mil 670 contra 46 mil 242.

Bruno Blancas que ni siquiera una campaña formal hizo, nadó de muertito conociendo que los números lo favorecían donde está el 70% de la votación en el distrito, en Puerto Vallarta, y en la Sierra también levantó Morena, por lo que salió avante sin problemas. Y desde luego la madre de todas las batallas, la alcaldía, en donde el profe Michel con números similares a los que obtuvo la doctora Canales, ganó la alcaldía, con una campaña austera y hasta cierto punto tranquila. El voto de Morena fue parejo todos los candidatos ganaron con números similares.

MORENA, MOVIMIENTO CIUDADANO Y VERDE ECOLOGISTA CON REPRESENTACIÓN EN EL CABILDO

Los tres partidos que obtuvieron mayor votación estarán representados en el ayuntamiento. Morena que entrará íntegra su planilla, el día primero de octubre. Con tres regidores MC y el Verde Ecologista, y como muestra de la nueva recomposición política de Puerto Vallarta, quedan fuera los partidos que históricamente estuvieron representados en el ayuntamiento el PRI y el PAN, con unos resultados exiguos que los ponen al borde del abismo.

Se decía que el PRI tenía poder de recuperación y que para estas elecciones superarían los resultados de las pasadas en las que Roberto González Gutiérrez sacó más de ocho mil votos. En el PRI los desastrosos resultados que obtuvo fueron un reflejo de las formas y los caprichos de sus dirigentes, dieron al traste cualquier posibilidad de recuperación y al contrario se encargaron de echarle más palmadas a la tumba priista.

Y lo que son las cosas, en el PAN en donde eligieron a su candidata en forma democrática y con orden, en la votación no le fue tan bien como se esperaba, además en el debate de candidatos a la alcaldía de CPS tuvo una destacada participación y para no pocos fue la verdadera ganadora. En el nuevo ayuntamiento es preciso que pongan en práctica la frase de que casi todos echaron mano en campaña: “Trabajar por Vallarta”, ojalá y así sea y no se vaya a convertir el ayuntamiento en un cuadrilátero de rijosos en busca de imponer su ley y no lo mejor para Puerto Vallarta.

Lo que necesitará no son diferencias entre los regidores sino el trabajo para mantener el progreso de la ciudad. Ese slogan de trabajar por nuestra ciudad y municipio suena muy bien pero debe ser realidad, ya que de buenas intenciones está empedrado el camino al infierno. Y lo que menos necesita Puerto Vallarta es que no haya armonía en el ayuntamiento.

LOMELÍ SALIÓ DE SU ENCLAUSTRAMIENTO Y RECHAZA RESULTADOS

Carlos Lomelí, el que fuera candidato de Morena a la presidencia de Guadalajara, salió de su retiro dobló las manos y aceptó que será regidor, pero que de ninguna manera acepta su derrota y acusó que la elección fue “de estado” en la que la maquinaria del Gobierno del Estado trabajó para el triunfo de Movimiento Ciudadano. Anunció que se impugnarán las elecciones de Guadalajara y Tlaquepaque, en donde afirmó hubo fallas en el conteo de los votos. Y el baño fue parejo, culpó de ello al gobernador y a los funcionarios, sin aportar pruebas a sus dichos. Entre otras cosas dijo en la conferencia de prensa que “lucharé por poner un freno a los gobiernos de los privilegios y la deuda”.

La delegada de Morena en Jalisco Yeidckol Polevnsky denunció situaciones como que en una casilla se haya encontrado un voto a su candidato y al abrirla resulta que  –dijo–tuvieron 64, suceso que ha señalado reiteradamente en varios foros, lo sucedió en la casilla 1448 del distrito 11. Que en 217 casillas que le permitieron abrir, en todas tenía la ventaja Pablo Lemus.

De paso también denunció que la ex priista Claudia Delgadillo, diputada federal electa de Morena, trabajó en contra de Lomelí envió a su hermano como suplente de Pablo Lemus, “el que no hace nada sin que se lo mande su hermana”. Sin embargo, la Delgadillo le mandó decir a Yeidckol que se calle, le advirtió que la denunciará con el mandamás nacional de Morena, Mario Delgado, porque supuestamente le sabe algunos chanchullos. ¿Acaso será por venta de candidaturas? Conste es una pregunta nada más. 

LA ÚLTIMA Y NOS VAMOS

Aunque parezca paradójico debido al éxito que tuvo Movimiento Ciudadano en las elecciones de diputados locales TODOS los de la lista de plurinominales quedaron fuera desde el primer lugar, hasta el sexto que ocupaba Dávalos Peña. Así estaban inscritos en el orden: Verónica Jiménez, Ricardo Rodríguez, Keila Juárez, Luis Vidrio, Luz María Aguilar y Arturo Dávalos Peña.

Be First to Comment

Deja un comentario