La Libró el Policía

Quien fuera víctima de una emboscada orquestada por un malandrín que terminó ejecutado

 

Los policías que fueron emboscados la tarde del martes en la ribera del río Pitillal cuando fueron a atender el reporte de una persona agresiva, ya se encuentran fuera de peligro.

Se trata de los policías Jesús Omar Sánchez Sepúlveda, quien resultó con un impacto de bala en la clavícula del brazo derecho y permanece bajo observación en el hospital San Javier; en tanto que el oficial José de Jesús Romero, quien resultara con un balazo en el pómulo derecho, ya se encuentra estable de salud.

De acuerdo al reporte médico, el oficial Romero fue intervenido quirúrgicamente durante la madrugada del miércoles para retirarle la ojiva que tenía alojada en la tráquea (entro por el pómulo derecho y al interesar hasta el hueso se desvió hacia la garganta). Aún falta una cirugía más para reconstruir el área afectada por el impacto, por lo que fue trasladado al seguro social en donde lo canalizarán al hospital de especialidades en la ciudad de Guadalajara.

En lo que se refiere al agresor, Mario Álvarez Zavala de 23 años de edad, vecino de la colonia Leandro Valle, aún no ha sido reclamado por sus familiares. Al realizarle la necropsia, este presentó siete impactos de bala, cinco de entrada en uno de ellos en el glúteo y espalda y dos de salida en el pecho.

Sobre como ocurrieran los hechos, se informó que el martes poco después de las siete de la tarde, los policías recibieron el reporte de que en la ribera del Río a la altura de la base de Protección Civil del Estado se encontraba una persona agresiva. Al acudir fueron recibidos a balazos; uno de los uniformados repelió la agresión y logró herir al Mario en el glúteo y huyó.

Al medio centenar de policías llegaron al lugar de los hechos y siguieron el rastro del delincuente hasta que lograron encontrarlo agazapado en una pequeña cueva que forman matorrales sobre el cauce del río, ahí disparó contra  otro policía que lo descubrió pero este se lanzó al agua para salvar su vida, fue entonces cuando los policías que rodeaban le dispararon y lo abatieron.

Por Verónica Díaz / siemprelibres.com

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: