Press "Enter" to skip to content

La ejemplar conducta de una trabajadora del Ayuntamiento

  • Se trata de una gran historia, de esas que quisiera escribir a diario, porque levantan el ánimo y se siente bien el dar a conocer que en este lindo y querido Puerto Vallarta

Por José Rubén Gómez Bernal

Lo que les voy a contar es una gran historia, de esas que quisiera escribir a diario, porque levantan el ánimo y se siente bien el dar a conocer que en este lindo y querido Puerto Vallarta. Esta humilde trabajadora del ayuntamiento, es ejemplo y digna de reconocimiento. Regresó a turistas una bolsa con dinero y celulares, que habían olvidado en la playa.

Todavía tenemos a gente honrada, que tienen esa conducta y conciencia buena, que desafortunadamente ha ido desapareciendo, aunque ejemplos como el de ella nos mantienen creyentes de la confianza en el prójimo. El nombre de ella lo ignoro por eso no lo doy a conocer, y aunque se le preguntó por la buena acción que realizó, se negó a proporcionarlo humildemente.

Ella es trabajadora del ayuntamiento, tiene tiempo aseando la zona en donde se encuentra El Muelle de la Playa de los Muertos, y en la semana una familia de turistas tomó una lancha para dar un paseo por la bahía. Se fueron gozaron de las bellezas del entorno vallartense de mar y montaña y regresaron contentos y felices. Se bajaron de la lancha y se fueron, pero regresaron alarmados con el propietario de la lancha Jaime Aguilar Mejía, quien también es dirigente del Sindicato de Choferes, reclamando una bolsa que contenía entre otras cosas, teléfonos celulares y dinero. Jaime les pidió que revisaran la cancha ya que decían que ahí la había dejado.

No la encontraron porque en un descuido la habían olvidado en la playa y la señora que mantiene limpia el área, les dijo que ella la encontró porque la habían dejado olvidada. La entregó y les pidió que revisaran las cosas, los turistas lo hicieron y comprobaron que nada hacía falta, que todo estaba bien.

Los turistas no correspondieron al gesto honrado de la señora y le dieron la “fabulosa” cantidad de 200 pesos que la señora aceptó. Jaime al observar la honradez de la señora le pidió que le diera su nombre para dar a conocer lo que había hecho. Sin embargo se negó a hacerlo, por lo que se ignora su nombre.

Me imagino que en el ayuntamiento, la dependencia a la que pertenece, conocen el nombre, por lo que sería importante que se le diera un reconocimiento, acciones como está ponen en alto el nombre de Puerto Vallarta y del ayuntamiento, los turistas al regresar a su tierra van a hablar bien de la gente de este destino turístico. De todas formas don Jaime se dio tiempo para tomarle una foto a la señora y la envió a este espacio con el fin de que se diera a conocer su buena acción de la trabajadora del ayuntamiento de la que –repito– no se conoce su nombre.

Historias que quisiéramos se repitieran continuamente como sucede con los trabajadores del volante, que se han profesionalizado mucho, que a diario regresan cosas que olvidan los pasajeros en sus unidades y que son reconocidos, historias de estos honrados taxistas que también les contaré cuando sucedan.

Be First to Comment

Deja un comentario