Press "Enter" to skip to content

Humberto Calvillo: La partida de un ilustre vallartense

  • * Se recupera Jesús Rubio Balcazar de una agresión de perros
  • * Las protestas contra el uso de pólvora
  • Por José Rubén Gómez Bernal

El viernes pasado se registró el fallecimiento de un ilustre vallartense, el doctor Humberto CALVILLO, a la edad de 72 años, a consecuencia de la diabetes que padecía muchos años atrás y tuvo complicaciones cardíacas, que finalmente terminaron con la vida del conocido galeno vallartense, ex director del Instituto Mexicano del Seguro Social en esta ciudad, y ex candidato a la presidencia municipal por el Partido del Trabajo.

Actividades que supo combinar, aunque la política en grado menor ya que su verdadera vocación fue la medicina. Humberto procede de una familia nayarita, sus papás llegaron a Puerto Vallarta de Tepic, ambos ya fallecidos. Su papá don Paco Calvillo, fue administrador de los negocios de don Agustín Flores Contreras, también originario de Tepic, quien fue constructor de escuelas y obras sociales como el bardeado de la unidad deportiva municipal que lleva su nombre. La familia Calvillo, muy arraigada y conocida en Puerto Vallarta, también muy estimada, recibió muchas muestras de afecto. A sus hermanos y hermana amigos de muchos años nuestro pésame por la partida de Humberto, un hombre que fue franco y amistoso en su trato, lo que hago extensiva a su esposa e hijos.

SE RECUPERA CHUY JESÚS RUBIO BALCAZAR DE UNA AGRESIÓN DE PERROS

Quien fuera aspirante a la candidatura a la alcaldía de Puerto Vallarta, en forma independiente, el licenciado Jesús Rubio Balcazar, se recupera de la agresión de unos perros que sufrió en la colonia Las Aralias, cuando transitaba por el lugar caminando y de pronto abrieron un portón de dónde salieron los canes y se lanzaron sobre él. El conocido abogado sufrió el ataque días atrás, pero fue mediante un amigo en común que me enteré del suceso suscitado semanas atrás. El profesor Rubio se vio sumamente mal, grave, porque en la caída sufrió una ruptura de la cadera y fue intervenido en el hospital San Javier. Su recuperación aunque lenta va por buen camino. Rubio Balcazar es ampliamente conocido en  los diferentes sectores del Puerto, como empresario, maestro, político, abogado y un sin fin de actividades, que ha estado recibiendo muestras de aprecio en el transcurso de su recuperación. Saludos al maestro.

HAY QUE FELICITAR A ESA VEINTENA DE VALLARTENSES

Hacen falta muchos vallartenses como esas dos docenas que salieron a protestar públicamente por la utilización de la pólvora y cohetes ruidosos como sucedió en los festejos de fin de año. Marcharon con pancartas por el malecón hasta la Presidencia Municipal, en donde se apostaron lanzando sus protestas. Este es un problema muy fuerte que padecen en los hogares vallartenses desde hace muchos años. La pólvora se ha convertido en uso común en festejos públicos y privados, algunas veces sin control y sin quien norme el nivel de ruido de los cohetes. Dicen muy bien en los carteles que exhibieron, que  son los niños y animales los más perjudicados. En esto tiene la palabra el cuerpo edilicio, y más concretamente quien tenga bajo su responsabilidad la Comisión de Reglamentos.

Si en gobiernos municipales anteriores fueron omisos en reglamentar el uso de la pólvora, eso ya pasó, ahora tienen la oportunidad de trascender promoviendo y aprobando una reglamentación, o si ya existe que lo apliquen. Muchas festividades públicas, en hoteles y fiestas patronales, parecen que están en guerra por lo fuerte del estruendo que producen al estallar los «cuetes». Lo cierto es que en las fiestas patronales en las colonias son un dolor de cabeza. Incomprensible que los abad de los templos no metan en cintura a quien tienen en la organización de las fiestas patronales y los fuegos artificiales, ya que les encanta que los «cuetes truenen» lo más recio posible lo que provoca pánico en los perros, hay muchas historias de familias que ha perdido sus mascotas cuando corren despavoridos por el estruendo y ya no regresan a sus hogares. O las crisis nerviosas que sufren los niños autistas al escuchar el elevado sonido de los cohetes. Muy buen, un aplauso a estas personas sí que se preocupan por su entorno y familia.

Be First to Comment

Deja un comentario