Press "Enter" to skip to content

Entrevista a Diego Franco Jiménez: «Hoy soy un vallartense de corazón»

  • Identificado totalmente con Puerto Vallarta y la idiosincracia de los Pata Salada, afirma que se quedará para siempre a vivir en este paraíso.

Por José Rubén Gómez Bernal

CONTEXTO:  Diego Franco Jiménez, aspirante por el Partido Movimiento Ciudadano, MC, a la alcaldía de Puerto Vallarta, dice que probó agua del Río Cuale, y se quedó a vivir en Vallarta en donde se casó y su esposa le regaló dos hijos. Su familia es su fortaleza y su pasión, pero también ama a su trabajo y le gusta mucho la política.

— ¿Quién es Diego Franco Jiménez?

— Diego Franco Jiménez, hoy es un padre de familia de dos chiquitas y una esposa. Soy un hombre trabajador. Me gusta ser emprendedor, me gusta buscar mejorar las cosas a donde llego, y en el ambiente que sea. Busco siempre un equilibrio y es algo que en lo personal me gusta, que es buscar siempre innovar y hacer las cosas de una manera diferente.

— ¿Esto lo aplicas en todo lo que haces?

— Sí, me gusta mucho integrar, ser parte de un equipo, es la manera que siempre me ha gusto vivir. Es muy importante ser parte de un proyecto y realizarlo junto con un equipo en el que todos aporten y en el que toda sugerencia es bien recibida.

— Y en lo personal con muchos años de vivir en Puerto Vallarta ¿tienes sentido de pertenencia a este lugar?

— Pues claro, hoy soy vallartense de corazón, no tuve la fortuna de haber nacido aquí, pero Puerto Vallarta es mi vida, aquí me case y tengo dos preciosos hijos de esta bendita tierra. Dicen que probé agua del Río Cuale y que por eso ya no me fui. Las reglas las pusieron los viejos vallartenses y yo las respeto: soy vallartense.  Soy parte de una familia de cuatro hermanos, papá, mamá. Comerciantes mis padres y con mucho orgullo de hoy vivir en el lugar más bonito del mundo, Puerto Vallarta.

— ¿Qué significa para ti Puerto Vallarta?

— Pues para mi es nada menos que mi casa. El corazón de mi familia, la consagración de mi familia. Aquí es donde Dios me permitió formar mi familia y es el lugar en donde vamos a vivir para siempre y si Dios nos lo permite, mucho tiempo más. Disfruto, me gusta hablar de mi pasión por Puerto Vallarta y su gente, la verdad es que con nada pago el ser uno más de los vallartenses que amamos esta tierra.

— ¿De tu arribo al puerto, hasta hoy, cual ha sido la evolución de la ciudad?

— Simplemente una evolución impresionante porque si analizamos la llegada de nosotros a la fecha, solamente en el tema de la basura acordémonos el antes y el después, con la recolección un día sí, otro no, a veces pasaba y otros no. Hoy la basura se recoge todos los días. Son cosas que han contribuido a que Puerto Vallarta se conserve limpio. En la iluminación  recuerdo que en el año 2015 teníamos 17 mil puntos de luz (luminarias) hoy tenenmos 27 mil puntos de luz estamos hablando de 10 mil puntos más.

— Muy fuerte la evolución. ¿En  qué otros rubros han cambiado las cosas?

— En el marco referencial electoral tenemos a más de 220 mil electores, tenemos muchas más avenidas y calles. Circuitos que nos permiten trasladarnos con mayor eficiencia, y eso nos permite tener mejor calidad de vida. Simplemente trasladarnos a Ixtapa era la parte más lejos, hoy tomas la avenida México desde la Plaza Caracol hasta Ixtapa, en lo que  la colonia Las Mojoneras que ya se convirtió en el centro del trayecto.

— Se viene un caos con el trafico vehicular al abrirse la autopista. ¿Lo están previendo?

— Hay una planeació urbana que se está llevando a cabo, y nosotros no queremos hacer acciones para resolver solo el momento sino pensar a mediano y largo plazo. Ejmplo de ello son los circuitos viales que se están manejando es para generar la movilidad en la que vivimos aquí, y permitirle a la gente que viene visitarnos que tengan acceso de entrada y salida.

— ¿Por ejemplo?

— Bueno, si vemos que hoy podemos agarrar desde Ramblases a Ixtapa sin tocar las avenidas centrales como pudieran ser la Medina Asencio, la Francisco Villa, Grandes Lagos que atraviesan el entorno de Vallarta, hoy lo podemos hacer por las colonias de la parte alta de Vallarta,  y esos circuitos viales nos van a permitir movernos a todos.

— Importante dotar a Puerto Vallarta de infraestructura para la movilidad.

— Claro, esa es la inversión que el ingeniero Arturo Dávalos Peña ha venido desarrollando en los temas de planeación, la movilidad. Sí nos hemos venido preparando pero no solo en el tema vial, sino también en la recepción del turismo.

— ¿Cómo son las secuelas  del turismo en llamados “puentes largos”?

— Los fines de semana largos o con la afluencia de mucho turismo, llegamos a recoger hasta 650 toneladas de basura en un día. Para eso también hay que prepararnos, seguir innovando y trabajando para brindar mejor calidad de vida para todos los vallartenses.

— Puerto Vallarta crece día a día ¿la previsión a futuro?

— Si este es un lugar paradisiaco que sigue invitando a la gente a su desarrollo, tenemos en Puerto Vallarta a uno de los lugres más seguros del país, lo que también invita a que el turismo venga a Puerto Vallarta, es un ámbito al que tenemos que seguir cuidando y trabajando. El crecimiento que ha tenido Vallarta es increíble e impresionante por lo que tenemos que buscar es tener el orden y manejar la diciplina interna para que nos permita seguir siendo mejores ciudadanos. Pensando a futuro hay que apostarle mucho a la educación, es la fundamentación básica para que Puerto Vallarta siga creciendo.

— ¿El presidente Dávalos Peña ha hecho énfasis en este renglón?

— Sí, Arturo se ha enfocado mucho en apoyar a la educación, en la igualdad de oportunidades de los niños primaria, de preescolar, de secundaria. Empezar a trabajar en las escuelas públicas de ingles desde el municipio, para poder establecer un nivel de competencia donde los jóvenes hoy puedan enfrentarse a un mundo globalizado.

— Puerto Vallarta sin sus principales bastiones turíticos el aeropuerto y el recinto puertuario salió adelante en la pandemia.

— Es impresionante pensar que ya no somos un pueblito. Somos una población de más de 300 mil habitantes, y ya nos podríamos imaginar un Puerto Vallarta sin aeropuerto, un Puerto Vallarta sin barcos, pero no nos podemos imaginar un Puerto Vallarta sin turismo, y gracias a la fuerza y trabajo de los vallartenses estamos saliendo adelante en la pandemia, aun con todo y el aeropuerto y la terminal marítima sin funcionar.

— ¿Cuáles son los factores que han influido para que el puerto siga adelante?

— Creo que un aspecto importante es la recepción que se ha hecho al turismo tanto nacional como extranjero, lo que ha logrado mantener el equilibrio de Puerto Vallarta y el que se manteng en pie. Hay una frase que yo le agarró al ingeniero Arturo Dávalos, “que se levanta porque se levanta”, es un tema del orgullo vallartense que nos ha permitido a todos los que nacieron y a los vallartenses que de corazón venimos a sumarnos como uno más, salir adelante y salir con mucho ímpetu y anhelo de cambiar las cosas.

— ¿Es Arturo Dávalos un ejemplo a seguir para los gobernates por su trabajo al frente de la comuna vallartense?

— Creo que más que un ejemplo, nos está haciendo un manual de cómo hacer las cosas bien, lo más apegado a la conformación de la toma de decisiones, que ha sido lo más difícil. Le han tocado situaciones complicadas donde tiene que hace muchos análisis y la forma de trabajar en equipo y yo creo que el ingeniero nos ha puesto la muestra de no saber pelearse con nadie y hacer equipo con todos y de buscar siempre el bien común por encima de todo lo demás.

— En el contexto político ¿consideras que tienes ventaja sobre los demás aspirantes por tus tres trienios en la administración municipal?

— Sí, voy para tres trienios, estuve desde la parte de la nómina, suboficial mayor administrativo. Después como director de Participación Ciudadana. Director de Desarrollo Social y ahora en los Servicios Públicos Municipales. Pero a esto no le voy a llamar ventaja. Creo que tengo conocimiento de la conformación del municipio en los últimos nueve años. Además tengo muchas amigas y amigos en Puerto Vallarta, familias que me dan la oportunidad de ayudar y de trabajar en lo que sé hacer. Creo que las oportunidades se van a ir marcando y vamos a ir haciendo la diferencia, no solo en propuestas también en trabajo, que lo que queremos todos es trabajo, es diciplina y es entre todos vivir en el bonito lugar, como lo es nuestro querido Puerto Vallarta.

— ¿Mucho amor por Puerto Vallarta?

— La verdad sí y lo digo sinceramente, es muy difícil no enamorarse de Puerto Vallarta y de su gente. El amor a Vallarta por encima de todo, pues si le tienes amor a tus hijos y familia y al lugar en donde tu vives, las cosas salen. Hoy solo le pido a Dios mucha salud porque sé que después de tenerla las cosas van a caminar.

— ¿Y cuál sería tu prioridad en el Gobierno Municipal?

—  Los Servicios Públicos, el desarrollo y planeacion de la ciudad a mediano y corto plazo como son temas de movilidad, el esquema de seguridd pública y los programas sociales como parte del desarrollo y el crecimiento. Comenzar a trabajar en la productividad de todos los vallartenses respecto al turismo.

— ¿Algún mensaje para la ciudadanía?

— A todos les diría que somos un pueblo fuerte, que somos una ciudad limpia, que somos una ciudad ordenada y con seguridad, creo que es momento de cuidarnos entre  todos. Me doy el lujo de decir que conozco todas las colonias de Puerto Vallarta, las 326 para ser más exactos, colonias en donde hay gente buena, de buen corazón, y hay gente que sobre todo quiere lo que queremos tu y yo, vivir en el mejor lugar del mundo y con la mejor calidad de vida. Lo que le pido a la gente es que me ayuden a seguir transformando Vallarta para seguir generando continuidad porque el marco de lo que hoy vemos en Puerto Vallarta después de una pandemia, nos tiene que levantar el orgullo de que Vallarta tiene con que, se ha mantenido y tenemos ese orgullo vallartense que pone en alto el nombre de México.

One Comment

  1. Ramiro Arredondo-Hernández Ramiro Arredondo-Hernández noviembre 28, 2020

    Se vale llamarse un vallartense y más cuando la conveniencia arremete, con la avaricia electorera. Sin embargo, todo prueba que a Vallarta no le ha ido bien con los alcaldes fuereños, pero tampoco le han funcionado los alcaldes que se dicen ‘patas saladas’. Diera impresión de que, luego de ese lapso en que se da el apoltronamiento del alcalde, viene de inmediato una ola de asesores que lejos de ayudar a Vallarta buscarán todos los recovecos y pretextos para endeudar al erario y para sacar sangre debajo del empedrado. Tómese por mal ejemplo el que durante estos últimos dos trienios de Dávalos, se barrunta que el alcalde ha sido partícipe de una mafia donde los millones –se especula que en cinco años suman más de 1,700– son negocio de una presunta dirección de desarrollo urbano y ecología, encargada precisamente de desordenar al urbanismo y de arrasar a la ecología, autorizando obras y proyectos que han destruido a la imagen turística de Puerto Vallarta. Aquí, mal valiera preguntarle al señor Franco en una entrevista, que si está enterado de este mugrero de la alcaldía de Dávalos, o si el señor Franco se hará el pendejo abrigándose con el ropón del que no sabe nada. Y ya vestido con ese atuendo, de seguro el señor Franco pretenderá desconocer que la alcaldía de Dávalos ha entrado a esa atroz recta final centavera, donde se dedicará a desconstruir, o a hacer presuntas obras, en donde ya está construido para saquear el ya de por sí saqueado erario municipal –por culpa de su alcahuetería con El Mochilas– y ahora cobrará la remodelación de estas instalaciones deportivas como si las estuviera haciendo nuevas pero triplicando los costos; o se chingará en las de por sí dudosas vialidades como la inconclusa Avenida México, para chingarlas más al robarles una franja de pavimento para dedicarla a una ciclovía que, ja ja, usarán una o dos bicicletas. El MC más que candidatos y suspirantes necesita de manera urgente, más credibilidad. Nunca en los últimos doce años, Vallarta se había mostrado con tal decadencia por falta de servicios públicos y mantenimiento, hablamos de la 5 de Diciembre, donde cuando desee el señor Franco, le daremos un tour. Y lo mismo sucede en el abandonado Ixtapa donde desde que el MC diluyera a la delegación, el centro del poblado no ha recibido atención municipal desde hace nueve años, pudiéndose decir que el último dudoso beneficio vino de manos del Chafita. No nos hagamos pendejos: una cosa es decirse ‘vallartense’ al impulso de la conveniencia y otra, hacerse el ciego y el sordo ante la circunstancia. Cierro este comentario con unas pendejadas atribuidas al genial filósofo de Güemes: 1)si una nutrida jauría de galgos va detrás de una liebre, y el primer galgo no la atrapa, pos ya estuvo que los demás pendejos tampoco la atraparon.; 2)En la política son muchos los que tiran por entrar, pero son más los que con harto dinero tiran por salir. Saludos muy afectuosos.

Deja un comentario