Press "Enter" to skip to content

Enrique Alfaro: Las traiciones políticas siempre terminan en el basurero de la historia

  • El Gobernador fiel a su costumbre de llamar al pan, pan y al vino, vino
  • ¿A qué vino a Jalisco Narro Céspedes?

Por José Rubén Gómez Bernal

Ayer estuvo en gira de trabajo en Puerto Vallarta el Gobernador Alfaro. Fiel a su costumbre de llamar al pan, pan y al vino, vino, ante los cuestionamientos de la prensa sobre el diputado Luis Ernesto Munguía, y su desliz político al abrazar la causa de Morena por la alcaldía, después de que fue su proyecto, dijo que las traiciones políticas siempre terminan en el basurero de la historia.

Dijo que sobre ello se dicen muchas cosas, pero que a las traiciones no se les puede llamar de otra manera, son eso traiciones. Por las declaraciones de Alfaro a la prensa de este Puerto se deduce que hay un rompimiento total con Luis Ernesto, pues si algo le caracteriza al Jefe del Ejecutivo Estatal, es ver las cosas con claridad.

Ciertamente no hubo alusiones personales, pero es obvio que no hubo necesidad. Sus declaraciones fueron ecuánimes, sin recurrir a los insultos o descalificacione. En referencia a los candidatos de su partido Movimiento Ciudadano, Lupita Guerrero, Arturo Dávalos Peña y el doctor Zayas, puntualizó que se mantendrá al margen de las campañas políticas, y expresó su respeto por el trabajo que ha desarrollado al frente de la comuna vallartense el alcalde Arturo Dávalos Peña. Un reconocimiento a la labor de casi seis años que le viene muy bien al alcalde vallartense quien seguramente al llegar al Congreso de Jalisco, trabajará por este destino turístico.

¿A QUÉ VINO JOSÉ NARRO CÉSPEDES A JALISCO?

Cada día hay más inquietudes entre los morenistas de Jalisco. Se preguntan a qué vino José Narro Céspedes delegado del Comité Ejecutivo Nacional con el pomposo nombramiento de Delegado Electoral. Y es que hasta la fecha en nada se ha avanzado, o no se ha dado a conocer el trabajo que ha desarrollado. Asambleas de información con los aspirantes y líderes van y vienen sin clarificar cuál será el camino que tomarán las designaciones de candidatos. Como auténticos carnavales califican las reuniones con el zacatecano que piensa más en la bajada que le dieron los hermanos Monreal de la candidatura de su estado, que en encausar por buen camino las elecciones en Jalisco. La presencia de Narro parece que fue para mantener tranquilas las aguas y no se desbordaran las pasiones, pues se vislumbra que se irá con las documentaciones de los aspirantes, a la sede central de Morena en donde les dirán quiénes son los que van a la encuesta y después quién será el candidato. Los ánimos no bajan en Morena, la mayoría de los aspirantes a la alcaldía vallartense se dicen seguros de que serán ellos o ellas los elegidos, lo que vendrá a hacer más difícil la decisión. Por eso la pregunta es: ¿será el candidato un militante o un externo? Está cañón la definición pero es obvio que Narro seguramente ya palomeó a más de tres.  

Be First to Comment

Deja un comentario