Press "Enter" to skip to content

En MC Vallarta los clavos del andamio comienzan a crujir

  • Aunque aún no llegan a producirse grandes grietas
  • En política el amor dura mientras dura la nómina
  • Sería un retroceso para la democracia vallartense que los partidos de oposición se debiliten

Por José Rubén Gómez Bernal

Son muchas las historias de amores acabados. Y es cierto que en política el amor dura mientras dura la nómina. Esto se puede aplicar en casi todas las actividades, pero en política es más motorio. Los que son beneficiados por partidos en cuanto se termina el cheque quincenal, le encuentran defectos a sus partidos y preparan la fuga con coqueteos a otros. 

Esta  historia se refleja en los partidos de Puerto Vallarta, los que antes amaban al PAN, se acabó la nómina y también el amor. Los panistas se hicieron emecistas.

El PRI en estas elecciones, quedó evidenciado con los peores resultados electorales en su historia en Puerto Vallarta, prácticamente se quedó solo y de aquellas grandes concentraciones en su edificio de la Colonia López Mateos, solo quedaron los recuerdos de la grandeza que una vez tuviera.  El Verde Ecologista partido que apareció aprovechando la coyuntura electoral, tiene como prueba de fuego, conservar el apoyo que recibió. Sorprendió la votación que obtuvo que le permitió contar con representación en el ayuntamiento, pero ahora viene lo importante que conserve lo ganado, pues nada como un partido que si bien no es nuevo, si tiene una novedosa militancia en la que puede basar su futuro.

Por otra parte, en MC los clavos del andamio parecen que comienzan a crujir, pero sin llegar a grandes grietas. Sería un retroceso para la democracia vallartense que los partidos se debiliten, Puerto Vallarta necesita de partidos políticos fuertes y responsables, para que desde el ayuntamiento cada quien con sus ideas luchen por su progreso.

Nuestra ciudad y el municipio crecen a ritmo acelerado. El brinco de pueblo a ciudad progresista y demandante de buenas y visionarias autoridades está en proceso, los problemas crecen y si no hay oposición –bien entendida– que aporte y luche por las mejores causas de los vallartenses, de nadas servirán los pronunciamientos, las promesas, propuestas  y todo lo que se estila en las campañas si no aterrizan en la realidad.

Importantes que los partidos se fortalezcan, los militantes o simpatizantes en un partido que no estén conformes que le busquen por otro lado, los que son fieles seguidores, ahí estarán sin importar la nómina.

Preparémonos para ver chapulineadas no solo de los de «arriba», también los de «abajo».

Be First to Comment

Deja un comentario