El Mochilas en abierta contienda con el gobierno de Arturo Dávalos

 

  • Los despidos Una medida responsable y dolorosa, pero necesaria… En el puerto turístico más importante de México, instalaron ¡una letrina!, en la avenida Medina Asencio.

Por José Rubén Gómez Bernal

El anuncio de la despedida de trabajadores del ayuntamiento, por el alcalde vallartense Arturo Dávalos Peña, es aprovechado por los que tienen una mano dentro del ayuntamiento y otra con El Mochilas, para buscar desacreditar el buen trabajo que está desarrollando el alcalde.

La medida que está tomando explicó Dávalos Peña, es para mediante la misma nómina, buscar soluciones a uno de los mayores problemas del Puerto, como es la recolección de la basura. Es para buscar espacios para incorporar a trabajadores de limpia y abatir un rezago histórico que viene desde varios trienios atrás, que tenía a la ciudad convertido en inmundicia con basura y malos olores por todos lados.

Lo que hace Arturo es una medida responsable, es una acción dolorosa por lo implica las familias de los cesados. Sin embargo, esto fue objeto de un amplio análisis, no fue una decisión direccionada hacia ciertas personas como lo quieren hacer aparecer un sector del mismo Movimiento Ciudadano. Desde la penumbra El Mochilas y sus gentes operan para politizar el cese de labores de los trabajadores y los ponen como víctimas de la situación.

En redes sociales se ha desatado una serie de ataques al alcalde vallartense bien orquestados que por obvios se nota vienen de un tronco común, el mochilismo, que a pesar de todavía estar muy lejos la designación de la candidatura para el gobierno de Puerto Vallarta por su partido, ya andan desatados poniendo en peligro la viabilidad de prolongar la permanencia de Movimiento Ciudadano en el Palacio Municipal.

La defensa de algunos de los que fueron dados de baja es que, porque son simpatizantes del Mochilas, pero en el mismo ayuntamiento se conoce que eran operadores del mochilato al interior del ayuntamiento, algunos de ellos identificados por grillos y problemáticos que descaradamente estaban erosionando la buena marcha de las labores del ayuntamiento.

Las trascendidos de Radio Pasillo es que algo están tramando los trabajadores municipales dados de baja, que ya se han reunido con su jefe Mochilas, para acordar acciones para boicotear la buena marcha del ayuntamiento y el trabajo de Dávalos Peña.

LO QUE SIGUE

La batalla está abierta, ya es cosa pública, la situación se presta para que el equipo de Arturo Dávalos hagan causa común y vean a futuro lo que les espera una dura batalla interna en donde de no intervenir Enrique Alfaro, la próxima elección municipal estará bajo la situación de alarma en la que el divisionismo podría poner a Movimiento Ciudadano en una grave situación electoral al ser aprovechado por los partidos políticos que se mantienen expectantes porque contra lo que se piense, no se puede decir que el PRI, PAN o Morena están muertos o que no tengan posibilidades.

Lo cierto es que habrá competencia electoral, y si no hay quien pare al Mochilas los costos serán catastróficos para los naranjas que, por el trabajo desarrollado por Dávalos Peña, mantiene una alta credibilidad en su gobierno, no así el Mochilas que fue un fiasco como alcalde que dejó el Puerto convertido en un muladar y como diputado es una nulidad sin beneficio para Puerto Vallarta.

El Mochilas no trae buenas nuevas para el progreso de Puerto Vallarta, pero viene a grillar al gobierno de Arturo y reunirse y emborracharse con sus ex compañeros de ayuntamiento, Tito Yerena y el jubilado Archi Méndez que, ya pasados de copas, le dan rienda suelta a la risa por las tranzas que hicieron con el patrimonio de los vallartenses.  2.- En la medida que se acerquen los tiempos políticos más cerrada será la batalla por los espacios para integrar la planilla de Movimiento Ciudadano, como también por las posiciones de gobierno, será una batalla épica en donde de ganar la alcaldía Movimiento Ciudadano con Arturo Dávalos, lo más lógico es que previendo integrara su planilla con candidatos a regidores afines a su proyecto, para que no ocurra lo que hoy, que los y las funcionarias mochilistas y sus regidores, son improductivos y anárquicos, una mala experiencia que no debe de repetirse en el próximo cuerpo edilicio y en los funcionarios de la administración municipal.

  1. – Al margen de los problemas por la intromisión del Mochilas en la administración de Dávalos Peña, Puerto Vallarta no está como para que las ambiciones del arribista diputado de Ayutla vengan a desestabilizar el trabajo de El “Cepi” Dávalos, que lucha día a día para abatir los rezagos que le dejó Mochilas, el que se dedicó más a llenarse los bolsillos de dinero que a trabajar por Puerto Vallarta.
  2. – La pregunta en consecuencia es que si Mochilas cree de verdad que los vallartenses son tan “pendejos” como para que vuelvan a votar por él. De ser así es una soberana estupidez, producto de una distorsión mental en donde la concepción de la realidad le queda muy lejos.
  3. – Si ya comenzó la limpia de las y los mochilitas como se quejan los despedidos, ya no puede darse marcha atrás por la salud y la buena marcha del ayuntamiento. Los mismos despedidos se dicen mochilistas y despotrican contra Arturo, ¿entonces? Seguramente desde hoy ya están en el frente mochilista, listos para hacerle la guerra a Arturo y su administración.
  4. – Cuando se termine con el problema de la basura, entonces se verá el paso trascendental que dio Dávalos Peña, que repito, no fue fácil y mucho menos con ánimos de perjudicar.

LA ÚLTIMA Y NOS VAMOS

Simplemente es imposible, ver para creer. ¿Se imagina usted a el puerto turístico más importante de México con una letrina en la avenida más importante?

Pues fíjese que esto está en nuestra ciudad, en Puerto Vallarta, en donde presumimos sentirnos muy orgullosos de que nuestra tierra hermosa trascienda, pero hay cosas que simplemente no se pueden creer, que la gente no tiene conciencia.

Una de ellas es la instalación de una letrina portátil por la Avenida Medina Asencio, a media cuadra del Instituto Mexicano del Seguro Social, en donde hay una construcción, y afuera está la letrina que despide olores fétidos al paso de la gente y de los turistas, cerca de la parada del autobús. ¿Reglamentos o Salubridad? Quien interviene en estos casos. Una vergüenza para Puerto Vallarta.

 

Deja un comentario