El Grupo Gallegos se va de Morena tras recibir mal trato de Bruno Blancas

 

  • Les ofrecieron una posición en “la cola” de la planilla de Laurel Carrillo… La pregunta es: ¿A qué candidato apoyarán tras de su salida?… Ya van varias reuniones de análisis para ver la ruta que tomarán… Priistas reprueban que sus candidatos escondan el logotipo del partido.

Por José Rubén Gómez Bernal

El martes pasado se reunió el Grupo Gallegos que estuvo participando en Morena buscando llevar a la candidatura a la presidencia municipal de Puerto Vallarta al exregidor Héctor Gallegos de Santiago. Había confianza en que luego de más de un año y medio de trabajar para fortalecer al partido, Gallegos lograra la candidatura. Al final no fue tomada en cuenta la militancia ni el trabajo del grupo, acusan a Bruno Blancas como el autor del “dedazo” a favor de la candidata de Morena a la presidencia Laurel Carrillo, lo que causó mucho disgusto en el grupo, y más cuando la candidata puso un muro al estilo Trump, con los de Gallegos, a grado tal, que no hubo operación cicatriz, y no fue sino después de cuatro días de que se le dio la candidatura a Carrillo, cuando Blancas hizo contacto con el grupo para ofrecerles una posición de la planilla, en los últimos lugares, lo que fue rechazado de inmediato por considerarlo una burla.

Lo demás ya es historia, vinieron los pronunciamientos de Gallegos y su grupo, en contra de las formas utilizadas por Morena para ungir a Laurel, tachándolas de antidemocráticas y calificándolas como una definición al estilo PRI en sus peores momentos de cacicazgo. Desde un principio se vislumbró que habría un resquebrajamiento del grupo y su compacto apoyo a Morena, fue la designación de Laurel un golpe duro y en la cabeza para ellos que ya estaban preparados e inclusive ya habían integrado o al menos pergeñado lo que sería la planilla que acompañaría a Gallegos como candidato, compuesta por varias corrientes que en su mayoría tenían el signo de izquierda.

Lo que vino a colmarles el plato fue que nunca llegó la operación cicatriz, o un intento de acercamiento para borrar diferencias, el sepulcral silencio que guardó el enlace de Morena con la capital del estado Bruno Blancas y de Laurel Carrillo, fueron ignorados por completo cuando lo indicado era cerrar filas. La indiferencia vino a acrecentar todavía más el disgusto y se agravó más con el ofrecimiento de una posición en la planilla “en la cola” interpretado como el valor que le dieron a y el grupo.

EN VÍAS DE LARGAR EL HARPA E IRSE

Ante estos hechos en los que el mensaje fue de minimizarlos, Gallegos y su gente se han convocado a reuniones con el propósito de analizar la situación y en su momento tomar una decisión definitiva. Lo que es cierto es que ya no quieren nada con Morena, el trato que les dieron les bajó los ánimos, habían trabajado por fortalecer al partido y les pagaron mal. Pero más que no llevar a la candidatura a Gallegos ni de formar parte de la planilla, lo que realmente les vino a decaer el ánimo fue el trato que recibieron de lo que culpan directamente a Bruno Blancas, que desde meses antes que se definiera la candidatura de Laurel, Blancas ya había movido los hilos para que fuera la candidata y todo lo que se dijo que la candidatura a la presidencia municipal sería mediante encuesta fueron mentiras, fue un a “lavada de coco”, tanto que no hubo consulta ni a la ciudadanía, ni a la misma base de Morena.

¿CUÁL SERÁ EL CAMINO QUE EMPRENDERÁN?

Estos acontecimientos fueron prácticamente el viaje sin retorno de los gallegistas, el motivo del rompimiento con Morena, y aunque no lo hayan hecho en forma oficial, pronto se conocerá su posición y que se van del partido. En las redes sociales Gallegos ha “tronado” feo en contra de Morena, lo que es más que patente que lo dejan. La pregunta es ¿a dónde irán? ¿con quién? ¿con un candidato o con un partido? Como están avanzando las campañas, tendrá que tomar una definición y rápido. Hasta la fecha no conoce que ya  haya habido un acercamiento con algún candidato, puesto que la situación los obliga a dejar a Morena y creo que les van a abrir un tremendo boquete.

Se dice que, en un par de días, tres a más tardar, el grupo disidente de Morena que encabeza don Héctor Gallegos de Santiago, hará público hacía donde se irá, a qué candidato —que no partido— apoyará en las próximas elecciones, dado que de Morena no quieren saber nada.

LA ÚLTIMA Y NOS VAMOS

REPRUEBAN PRIISTAS QUE CANDIDATOS OCULTEN LOGOTIPOS DEL PARTIDO. – No se sabe de quién es la autoría, mediante una carta difundida en redes sociales priistas de Jalisco reprueban —sin dar nombres— que sus candidatos oculten los logotipos e identificación con el PRI, en su vestimenta y propaganda. Evidente a quien se refieren es a Miguel Castro Reynoso, el candidato a la gubernatura, quien dijo que por estrategia oculta el logotipo del PRI, carta que, según los analistas tapatíos al ser firmada por Gilberto Pérez Castillo, personaje cercano a Héctor Pizano, todavía dirigente estatal del partido, es una declaratoria de guerra, habida cuenta que por la rebatinga que trae el PRI le quien cortar la cabeza a Pizano. También se habla que otro que podría dejar el PRI es el senador por Jalisco Jesús Casillas que aspiraba a Zapopan, lo calmaron con promesas, no le dieron nada y para el colmo le quitan la dirigencia estatal de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares, CNOP, después del albazo  —se enteró por las redes sociales que ya no era el dirigente de la CNOP— dijo que no se irá del PRI, con todo y que de Morena lo buscaron… Días difíciles le esperan al PRI de Jalisco, con un candidato como Enrique Alfaro que sigue con una gran ventaja en las encuestas y con una cerrada competencia de otros partidos como Morena que aspiran a bajar del segundo lugar al PRI.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: