Dos acciones de pueblo y autoridades para detener los operativos

  • Hay nuevas denuncias contra el súper delegado Carlos Lomelí… Sin aflojar Arturo Dávalos en Seguridad.

POLÍTICA EN PALACIO

SE PASARON. – Si bien es cierto que las leyes y reglamentos se hicieron para aplicarse, hay formas de hacerlo. La ciudadanía se quejó de las radicales formas de aplicar los operativos de Vialidad, que sorprendieron a los vallartenses, por su actitud poco cortés, como si Puerto Vallarta fuera una ciudad de ciudadanos tonto y sin conocimientos. Así actuaron algunos agentes de Tránsito venidos de Guadalajara, lo que provocó un hecho inusitado, que la gente se manifestara por la poca sensibilidad de los agentes, que buscaban cualquier pretexto para multarlos, así estuvieran sus papeles en orden… Fueron dos acciones las que obligaron a los operativos a salir de la ciudad, como lo habían acordado el alcalde Arturo Dávalos Peña con el secretario general de Gobierno Enrique Ibarra Pedroza, un hombre de leyes y preparado, con una larga trayectoria en la política nacional y de Jalisco, con quien acordaron Dávalos Peña y sus funcionarios, que saldrían los operativos el martes, y el miércoles aparecieron nuevamente por el rumbo del Libramiento Colosio. Ante esta situación y al no respetarse el convenio, intervino el secretario general del ayuntamiento Francisco Vallejo Corona, acompañado del subdirector de Tránsito Municipal Everardo Rubio, se apersonó con oficiales de los operativos, para solicitarles su retiro y que respetara el convenio a que habían llegado. Luego de la intervención de los funcionarios municipales y de que se fueran los operativos del Libramiento, se dio otro encontronazo, en el que un grupo de vallartenses persiguieron una patrulla de Vialidad del Estado, cerrándoles el paso en la carretera que va a Ixtapa, jurisdicción estatal, para impedir que siguiera su camino. Esto fue por el enojo ciudadano por las formas sutilizadas en los operativos. Reclamaron que aparte de las multas también pagaron el arrastre de la grúa con costo de mil 400 pesos, cuando –dijeron– el precio es de 700 pesos… La manifestación fue pacífica, no hubo desorden solo los reclamos normales, sin faltarle el respeto a los oficiales, pero de todas formas los de la patrulla detenida tuvieron que pedir refuerzos, llegando los de la Fuerza única Jalisco, que no tuvieron la necesidad de intervenir, ya que luego del diálogo tranquilo con el encargado del operativo, se acordó que ayer jueves se irían de la ciudad… Es muy peligroso que despierten al Vallarta bronco, porque, así como se manifestaron respetuosamente, pueden en un momento dado hacerlo de otra forma. Esto sirve al mismo tiempo para que en los operativos ya sea de Tránsito Municipal o del Estado, traten con respeto a la ciudadanía, total que cumplan con su deber, pero sin prepotencias a lo que están acostumbrados algunos agentes municipales, pocos, pero los hay, a los que les falta educación y vocación de servicio.  Tratan con la punta del pie a los conductores y si son taxistas es peor. Sirvió este episodio para que se vea que la gente de Vallarta no es agachona, pero tampoco desordenada. Recuerden que violencia en cualquiera de sus formas, genera violencia.

NUEVAS DENUNCIAS CONTRA EL SÚPER DELEGADO CARLOS LOMELÍ

“Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad” hizo ayer una nueva denuncia en contra del súper delegado del gobierno federal en Jalisco, Carlos Lomelí. Dieron a conocer más datos de su empresa Abisalud, y su relación con contratistas del Gobierno de la República. El esposo de la diputada de Morena Érika Pérez García, Juan Carlos Tadeo Martínez Ramírez, es el apoderado legal de cuatro empresas del delegado federal en el estado de Jalisco, y es también accionista, según la denuncia. En su declaración patrimonial, presentada el pasado 8 de enero, la diputada Pérez García no declaró que su esposo es el socio mayoritario de Abisalud desde 2015.

Mexicanos Contra la corrupción acusó que la empresa de Carlos Lomelí, ha vendido más de 164 millones de pesos al Gobierno federal de Andrés Manuel López Obrador, apenas en los seis meses del nuevo gobierno de México. Desde el 1 de diciembre de 2018, la empresa Abisalud ha tenido siete contratos con el Instituto Nacional de Pediatría y el Centro Regional de Alta Especialidad de Chiapas, dependientes de la Secretaría de Salud. De los siete contratos cinco de ellos fueron adjudicaciones directas.

La investigación de Mexicanos Contra la Corrupción denominada “El emporio farmacéutico del súper delegado Lomelí” señala que la red de nueve empresas se encuentran controladas por Lomelí, pero reconoce oficialmente cuatro de ellas en su declaración patrimonial.

En el informe se señala que la empresa de Lomelí, Abisalud, firmó a finales del 2018 un contrato con el gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García, de Morena, quien le asignó directamente un contrato por 36 millones de pesos. Indica que, en su campaña por la gubernatura, Lomelí, negó en reiteradas ocasiones estar relacionado con Abisalud ante las acusaciones de sus opositores.

Carlos Lomelí hasta el momento no ha salido a desmentir a Mexicanos Contra la Corrupción, que tiene como cabeza al empresario de origen sonorense, Claudio X. González Guajardo. Y como se dice en el argot deportivo, “no se vaya que esto se pone bueno”, porque falta la respuesta de Lomelí y la respuesta de López Obrador si son ciertas las denuncias contra su súper delegado.  

LA ÚLTIMA Y NOS VAMOS

SIN AFLOJAR EN LA SEGURIDAD. – El alcalde vallartense Arturo Dávalos Peña no afloja en lo relativo a la seguridad. Lo ha tomado como uno de los puntos más importantes de su trienio. Ha hecho del rubro de seguridad, un ejercicio diario en el que se reúne con los encargados de la seguridad cuotidianamente, para conocer los avances y problemática.

Y es que desde que Puerto Vallarta bajó en la percepción seguridad de la ciudadanía, ha tomado con mucha responsabilidad el tema. A diario en la Semar, se reúnen en mesa de trabajo de seguridad, las instituciones de los gobierno federal, estatal y municipal, con el tema de seguridad para Puerto Vallarta, reuniones a la que también asisten los municipios de Tomatlán y Cabo Corrientes.

Este es el espíritu de cooperación entre los gobiernos municipales de la Costa de Jalisco, interesados en conservar la seguridad de sus habitantes. Muy bien.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: