Crónica de una renuncia anunciada

 

  • La salida del Comisario Jorge Hernández Valencia, una salida anunciada… Como persona es educado y un caballero, como comisario no logró objetivos… Claro Puerto Vallarta no es una isla, y delincuencia siempre la habrá, pero esto es un problema del que nos se debe de armar un espectáculo.

Por José Rubén Gómez Bernal

Desde tiempo antes de que el alcalde con licencia Arturo Dávalos Peña dejara la silla municipal, se daba como un hecho la salida de Jorge Hernández Valencia de la comisaria de la policía municipal. La delincuencia no daba descanso y al parecer la falla venía de quien tenía el mando de la tropa. Varias veces el alcalde Arturo Dávalos Peña requirió al ahora ex comisario, para analizar la problemática y ordenarle se superaran los esfuerzos en busca de detener el avance de la delincuencia.

Oportunidades las tuvo Hernández Valencia, pero se obviaron porque no hubo tal mejoramiento, a pesar de los apoyos institucionales: más patrullas, más capacitación, mejor armamento, mejores salarios, y la situación no mejoró. Las cosas tomaron otro rumbo con el asalto a las joyerías cometida por una presunta banda de chilangos que no variaron mucho en su modus operando al utilizar las mismas tácticas en asaltos a las joyerías de la ciudad de Mexica y Querétaro, entre otros.

Fue al alcalde interino Rodolfo “Rodo” Domínguez Monroy al que le tocó aceptar lo que ya tenía tiempo fraguándose, la salida del circunspecto ex titular de la policía, una persona ciertamente correcta y todo un caballero, con buena imagen personal, pero que para su desgracia con pocos conocimientos para estar el frente de la corporación policiaca, un mando muy complejo, en donde lo prioritario son los sistemas de vigilancia para resguardar la seguridad de los vallartenses y turistas, y en donde también son esenciales otros aspectos, como el manejo de la tropa, quizá tan importante como la seguridad misma, porque de ellos dependen los resultados.

Se va Hernández Valencia con el estigma, pero reconocerle que hizo lo que pudo, se fue en los momentos precisos en donde la seguridad de Puerto Vallarta necesitaba de un “sacudión”, son tiempos en los que otros destinos turísticos se debaten en la inseguridad y han entrado en un camino irreversible y afortunadamente Puerto Vallarta no ha caído en esos índices criminales para dañar su imagen, pero se requieren esfuerzos adicionales para mantenernos en esta situación de privilegio que se palpa en las corrientes de visitantes que tenemos.

PUERTO VALLARTA NO ES UNA ISLA Y CLARO QUE HAY PROBLEMAS DE DELINCUENCIA

Y claro que hay problemas de delincuencia en Puerto Vallarta, como en todos lados, pero la diferencia son los niveles, la diferencia son los hechos, la diferencia son la gravedad de los sucesos, si se puede decir, padecemos una delincuencia “normal baja”. Todo prendió con una supuesta alza en los feminicidios, cosa totalmente falsa como se pudo comprobar, y qué bueno que así fue, y luego la andanada que se dio en las redes sociales difundiendo “fake news”.

El tema es de interés público, pero mucha de las veces la inseguridad se convierte en un espectáculo, cuando debe de ser un debate de propuestas racionales y sistemáticas de los conocedores en los diferentes ámbitos sobre la seguridad pública, de cómo mejorarla. Por eso es necesario establecer puntos de análisis de este complejo fenómeno que no precisa soluciones fáciles ni inmediatas, sino procesos de largo alcance que observen las diferentes aristas del problema.

Por lo tanto, no se debe de cambiar de comisario de la policía para seguir iguales. Noe Pulido Robles hablando coloquialmente “se sacó la rifa del tigre”. Ocupaba un puesto administrativo dentro de la misma comisaria antes de relevar en el cargo a Hernández Valencia y se habla que estaría en el cargo de manera preventiva en tanto se encuentra a la persona indicada.

La delincuencia nunca será erradicada totalmente de Puerto Vallarta, pero justo es reconocer que no hay crisis por la inseguridad, y esperemos que no la haya, pero sobre todo que no nos convirtamos en detractores de un destino que comienza a recuperar terreno luego de muchas vacas flacas.

UN CONSEJO CONSULTIVO SOBRE SEGURIDAD

No sé si exista, pero si no lo hay, la creación de un Consejo Consultivo de Seguridad Pública sería un aliado muy importante para orientar y analizar la problemática de la seguridad, darle seguimiento a cómo están las cosas, pero que su integración sea de personas conocedoras que aporten al tema, no más de lo mismo que en muchos de los casos, se integran los consejos con notables, que lo único que hacen es ir a las reuniones a tomar café y a dar opiniones sin aportar soluciones.

LA ÚLTIMA Y NOS VAMOS

VOLVER A SUS ORÍGENES. – La reactivación de la policía municipal en el combate a la delincuencia debe de volver a sus orígenes, a mandos que si bien no tienen título de profesionistas, dejan el escritorio para irse al terreno de los hechos, a combatir la delincuencia, a supervisar el trabajo de la policía, a despertar a los que se ponen a dormir en las patrullas bajo la sombra de los árboles, a poner a trabajar a los que utilizan las patrullas para andar de turistas, mientras en las colonias la delincuencia hace de las suyas. Hay policías de carrera con experiencia retirados, que siguen en otros trabajos de vigilancia, me viene a la memoria Ramiro Rangel Barragán, quien muchos años estuvo en los operativos policiacos, un líder en el manejo de personal, del que se puede aprovechar sus conocimientos, tienen más capacidad y conocimientos, que los administrativos, que están condenados al fracaso porque simple y sencillamente no tienen experiencia y mucho menos capacidad en los sistemas de operativos y de vigilancia.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: