¡Cocodrilo Asesino!

Provechando su día de Asueto, un militar se fue a Pescar al Río Ameca; apareció su cadáver…

En la playa Boca de Tomates fue localizado el cuerpo sin vida del Cabo del Ejército que estaba desaparecido desde la tarde del sábado, cuando al estar pescando, fue atacado por un cocodrilo, que lo sumergió al agua y lo ahogó.

Se trata de Gerardo Alvarado Méndez de 36 años de edad, perteneciente a las fuerzas castrenses, en donde ostentaba el grado de Cabo de Transmisiones de la 41ª Zona Militar, era originario de Chiapas. El sábado a las once de la mañana concluyó su guardia de trabajo y enseguida salió de la base militar con tres de sus compañeros, con quienes planeo ir a pasar un rato agradable y de pesca en el río.

La tragedia ocurrió poco antes de las tres de la tarde, cuando Gerardo y otros tres militares se encontraban pescando en el río Ameca, justo abajo del puente viejo; en un momento dado él se separó de sus compañeros y se fue del a una pequeña noria, pero estando ahí se le hizo fácil entrar al rio, pese a que existes señalamientos de que es un sitio habitado por cocodrilos, se colocó a un metro de distancia de la orilla y ahí siguió con su pesca.

No pasaron ni diez minutos que había ingresado al agua, cuando sus compañeros escucharon los gritos de Gerardo, quien gritaba aterrado, por lo que corrieron a tratar de auxiliarlo, pero al llegar al sitio donde él se encontraba (a unos doscientos metros de retirado de ellos) alcanzaron a ver que se sumergió y no salió más. Inmediatamente pidieron el apoyo de bomberos y policía, ya que éstos sabían que no podían ingresar al cauce, pues de hacerlo correrían con la misma suerte que su compañero.

Para atender la emergencia se presentaron los Bomberos de Puerto Vallarta, efectivos de la Marina y el Ejército, así como elementos de Protección Civil Jalisco y de Bahía de Banderas, quienes inmediatamente realizaron una primera búsqueda, por toda la ribera del río, pues e sitio donde ocurrió el incidente, era merodeado por un enorme lagarto.

Posteriormente se realizaron recorridos en lanchas de remo, debido a que en esa zona el nivel del agua era bajo. A las nueve de la noche la búsqueda se suspendió por la poca visibilidad y el riesgo que ello representaba para los rescatistas.

Ayer domingo, los grupos de rescatistas se preparaban para reiniciar la búsqueda, cuando de pronto, al 911 llegó el reporte de unos pescadores, quienes informaron que en la desembocadura del río Ameca a un kilómetro mar adentro, flotaba un cuerpo sin vida. Enseguida se trasladaron las autoridades a ese lugar, en donde al tener a la vista al occiso, confirmaron se trataba del Cabo Alvarado.

Enseguida el cuerpo fue llevado a la playa Boca de Tomates, en donde peritos del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses y personal de la Fiscalía Regional de Justicia, realizaron las diligencias correspondientes al cuerpo sin vida, el cual presentaba una mordedura en su pierna izquierda, desde el pie hasta la cadera y una más a la altura de las costillas del mismo lado.

Al concluir las pesquisas, el cadáver fue trasladado al anfiteatro del Semefo, en donde se le realizó la necropsia de ley y posteriormente fue entregado a su hermano Gregorio Alvarado, quien se encargara de trasladarlo a Chiapas, para darle cristiana sepultura.

Por Verónica Díaz / siemprelibres.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: