Press "Enter" to skip to content

Cien patrullas, ya no hay pretextos

  • La noticia del refuerzo en seguridad pública llega en el mejor momento
  • SEAPAL pone ejemplo de iniciativa a favor de los ciudadanos, que bien se podría utilizar en la policía

Por José Rubén Gómez Bernal

La mejor noticia proveniente del Gobierno Municipal,  la dio el alcalde vallartense profe Michel, al anunciar la incorporación de 100 patrullas para la Comisaría de la policía municipal.

Un gran esfuerzo porque todo lo que sea para la protección de las familias vallartenses y sus patrimonios siempre serán bienvenidos. Los que sufren robos en sus domicilios, ven con tristeza perder lo que con mucho esfuerzo adquieren para que unos delincuentes se lo lleven así nomás y nunca vuelven a ver sus cosas, porque poner denuncia es perder el tiempo, luego cuando hay recuperación de las cosas, para que se las entreguen es otro show.

Los robos, asesinatos y la inseguridad se han destapado, y más que lo que ha ocurrido con los últimos llamados “grandes eventos” que han contribuido a que se sientan menos seguros los vallartenses,  es lo que le pasa en sus colonias, hogares o en la calle lo que ha disparado la percepción de inseguridad. Caso extraño lo que sucede con Puerto Vallarta que tan solo en un trimestre  subió tan alto el índice sobre la inseguridad, como en ninguna otra parte del país.

O las encuestas están mal o la inseguridad galopa en el Puerto, pero sí cuando colocan a Puerto Vallarta con los mejores índices de la seguridad las consideramos y las presumimos, de la misma forma se debe de entender cuando las encuestas dicen otras cosas.

EL EJEMPLO DEL SEAPAL

Uno de los mejores ejemplos de iniciativas a favor de los ciudadanos, que bien se podría utilizar en la policía, es el Seapal, que puso un número telefónico el 322 152 1588 a la disposición de la ciudadanía, en donde se pueden reportar a los trabajadores del organismo, que caigan en hechos de corrupción.

Y desde luego no es comparable una situación con otra. En el Seapal se trata de un Organismo Público Descentralizado, OPD, que proporciona servicio, y en la policía municipal se tiene como principal objetivo el resguardar la seguridad pública municipal, proteger a la ciudadanía, prevenir hechos delictivos.

Se imaginan ustedes un teléfono para reportar a los elementos policiacos que incumplan con su deber. Un teléfono a donde reportar a los policías corruptos que se coluden con la delincuencia en todas sus expresiones, y no protegen a la ciudadanía, que utiliza su patrulla o su autoridad para vaciar los bolsillos de la gente. O canalizar las quejas directamente sobre la respuesta del 911, que por más que llamen nomás no asisten al lugar de los hechos, o llegan con mucho tiempo de retraso.

Las operadoras reciben capacitación como para pensar en que no pasan el reporte 911 a la policía, pues hasta proporcionan el número de folio de la llamada.

Si se pone como pretexto el que no dan el servicio cuando se les solicita en el 911, por falta de unidades, a partir de que les entreguen las 100 patrullas, ya no habrá las excusas de que no hay patrullas para dar el servicio.

Las cien patrullas que adquiere el ayuntamiento de Puerto Vallarta, es una de las inversiones más altas en seguridad de los últimos tiempos, significativa porque llegan en un momento coyuntural, o se compone la inseguridad o se le abren las puertas a una forma de vida nueva, en la que como sucede en otros destinos turístico la delincuencia se ha apoderado de todo y hay forma de acabar con ella, por más personal de la Guardia Nacional y de otras fuerzas federales, han reforzado la seguridad  municipal, que se mantiene entre las más ineficaces de todas.

En el caso de Puerto Vallarta, se rumora mucho que hay personal de la policía municipal  coludido con la delincuencia, que azotan la mayoría de las colonias, en las que prácticamente hacen lo que quieren ante la vista de todo mundo, gozando de una inexplicable impunidad. La ciudadanía está harta de situaciones sin control.

Más patrullas es una gran noticia, el Gobierno Municipal hace su parte, ahora son los jefes policiacos a los que toca hacer lo suyo.   

Be First to Comment

Deja un comentario