César Abarca arrancó con fuerza su precampaña

 

Por José Rubén GÓMEZ BERNAL

Como en sus mejores tiempos, el PRI volvió a cobrar vida con el acto de inicio de precampaña de César Abarca Gutiérrez, como precandidato a diputado federal por el V distrito. Cobijado por sus correligionarios de todas las expresiones, nuevas y generaciones adultas, mujeres, jóvenes y hombres, el auditorio Colosio cobró vida como hace mucho tiempo no se veía.

La batucada retumbó y los cánticos, y gritos de apoyo a César se apoderaron del escenario. Con un novedoso dispositivo en la que se hizo un lado el tradicional “cinito” de acomodo de las sillas, César, sus familiares, e invitados, fueron al centro del auditorio desde donde enviaron sus mensajes.

Roberto González Gutiérrez, Violeta Becerra, Andrés González Palomera, Gustavo González Villaseñor, Rafael González Reséndiz; el dirigente municipal del partido Iván Bravo Carbajal, la esposa de César, Alejandra Vargas, la mamá de César, que ocupaban el lugar dentro del corralito.

A César se le veía entusiasmado, contento, como un torero que ya le anda por aventarse el redil: el calor que le transmitían las entusiastas porras, los cánticos, el ritmo de la batucada y los aplausos le provocaban ese entusiasmo, se le veía emocionado como pocas veces.

Agradeció la presencia de su familia, los llamó al centro en donde los presentó uno a uno, vimos a un César haciendo empatía con todo mundo, eso que le hacía falta, ser él mismo, soltarse y manifestar sus sentimientos con transparencia que lo vieran como un precandidato de carne y hueso. Y vaya que la gente se le entregó. En lo alto estaban los priistas tradicionales, como Nacho Cortes, Arturo Fernández Flores, el doctor Meza; el doctor Corona.

Las regidoras Celina Lomelí Ramírez y estrenándose Roció Cerón. También las ex regidoras Chonita Aréchiga, María Antonia Abundis, Aleida Bravo Carbajal, profesora Yolanda Cuevas Cortés; en fin, aquello era un mundo de gente en lo que fue una amalgama de las nuevas y viejas generaciones de tricolores que aplaudieron todas y cada una de las intervenciones de Iván, Violeta, Roberto, Andrés y la conclusión de César.

En el aplausómetro fueron los más aplaudidos César y Andrés que cuando fue presentado quedó de manifiesto que hoy por hoy, sigue siendo uno de los políticos más queridos e identificados con las bases, los tiempos cambian y el priismo también, los de antes ya no son tan aplaudidos ni tan glorificados, cuestión del paso del tiempo, nada es eterno, lo actual es lo actual.

El auditorio se vio repleto, atiborrado, con los pasillos congestionados, los que llegaron tarde se quedaron fuera del auditorio… Al final todos querían apapachar a los precandidatos, no los dejaban salir a la toma de la foto general, en las puertas del auditorio Colosio. César inició bien, con el pie derecho, se vio en los priistas la entrega a quien los representará en las elecciones federales.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: