Press "Enter" to skip to content

Caso «Cadete Mary» debe esclarecerse

  • Misael López afirma nunca se le pidió en la reunión que no denunciara los hechos… En caso de que la pandemia siga fuerte en diciembre ¿Tendrá el ayuntamiento plan B con las Celebración Guadalupana?… Se fue un grande de la educación vallartense: el querido profesor Javier Navarrete Cázares.

Por José Rubén Gómez Bernal

Nada edificante sería para la policía municipal tener en sus filas a un agresor de mujeres. Y no es que esté de por medio la imagen de la corporación. No, de por medio está una mujer que fue agredida y sobajada por el poder superior en fuerza de un hombre. Sin conocer a fondo el porqué de los hechos, es importante que se deslinde la supuesta participación del Comisario Misael López Muro, para impedir que la agredida hiciera pública la agresión.

Es cierto lo que dice Misael, que son situaciones que se tienen que deslindar entre ellos, por eso la invitó la agredida a que pusiera su queja y le manifestó apoyo para que lo hiciera. Señala Misael que Asuntos Internos será la encargada de deslindar la situación, pero la agresión nada la quita, estará ahí como una muestra de lo que no debe se debe de hacer con una mujer y peor aún, con una compañera que busca servir a la sociedad desde la policía.

Lo importante es que quede limpia la imagen de la Comisaría de la Policía, que quede claro que no se protegen agresores de mujeres, y que no teme a que se conozca una grabación de la junta conciliatoria, en la que según denunció la agredida, trataron de que no se hiciera pública la agresión.

El Comisario no se metió en líos asegura que en ningún momento cuestionó a ninguna de las partes, evidente que Misael sabía y conocía del caso, pero aún así, prefirió mantenerse al margen, conociendo la responsabilidad que implicaría ser mediador en estos casos tan delicados, es un hecho de otro ámbito en cuanto la agresión, pero que es de la corporación en cuanto a la disciplina que debe de imperar en la tropa.

¿HABRÁ PLAN B PARA LA CELEBRACIÓN GUADALUPANA?

La Romería a la Virgen de Zapopan, una de las tradiciones más arraigadas en Jalisco, tendrá una nueva versión, algo que quizás nunca se ha visto en Guadalajara o cuestión de ver los anales para conocer. El alcalde zapopano Pablo Lemus, anunció que la romería será motorizada, lo que será una novedad que habrá que observarla muy bien, para algún caso de emergencia en Puerto Vallarta, en donde nuestra identidad católica es la Virgen de Guadalupe, cuyo novenario es impresionante con las peregrinaciones y las misas.

Hasta estos tiempos las celebraciones en honor a la Guadalupana en Puerto Vallarta no se han suspendido, pero es incierto el futuro que nos depara, si los tiempos de la pandemia estarán en niveles que permitan a los guadalupanos peregrinar, llevar mariachis, danzas, carros alegóricos. La pregunta es si se optaría por otro tipo de eventos para ir a rendirle pleitesía a la Santa Patrona de los vallartenses.

Allá en Zapopan fueron las autoridades municipales las que idearon la novedosa forma, habrá qué ver si el alcalde vallartense y su equipo pueden preparar un plan B, para que caso que la pandemia no permita las celebraciones. Si hay alguien que conozca de peregrinaciones, es el alcalde vallartense Arturo Dávalos Peña, que desde niño y hasta adulto, las ha visto pasar por el frente de su casa.

JAVIER NAVARRETE CÁZARES

Todos los directores de la escuela 20 de Noviembre, nos dejaron algo. La enseñanza era lo de ellos, y lo menciono en pasado porque los tres ya fallecieron. Ayer el último de una trilogía que muchos vallartenses han de recordar: Chavira, Sergio Rodríguez y Javier Navarrete Cázares, que falleciera en las primeras horas víctima de un infarto. De carácter amable y sencillo, muy educado en su trato al prójimo, el profesor Navarrete fue toda una institución educativa.

Forjador de muchas generaciones que pasaron por las 20 de Noviembre, la primera fundada en Puerto Vallarta, que en sus inicios era mixta –hombres y mujeres—y después que se fundó la escuela para niñas 15 de Mayo, hoy Teresa Barba, quedó solo para niños. Muchos nombres y muchas maestras han pasado por esas aulas históricas en la educación vallartense, pero el maestro Javier Navarrete ocupa un lugar especial, sin demeritar a los demás maestros, porque vino a darle un cambio radical a la escuela.

Ancló en Puerto Vallarta y después de un caminar por escuelas en las que estuvo como mentor o director, cayó a la “20 de Noviembre” en donde comenzaría a escribir su historia, una gran historia por todo lo que hizo por la educación vallartense, dando impulso a la educación promoviendo la fundación de escuelas, y participando en muchas otras de nivel superior a la primaria.

En lo particular me parece muy interesante su paso por la Escuela 20 de Noviembre, dejó cerca de 40 años de su vida en ese céntrico plantel, que ha escapado a la voracidad de los empresarios, que han visto en él, una mina de oro para sus negocios. Sin embargo, la escuela sigue ahí erguida y cobijando a los escolapios, resistiéndose a morir. El profesor Navarrete se casó con otra emérita educadora vallartense, Luz Rodríguez, con quien formó familia, y vivían ya retirados después de cumplir con su misión educativa. Su familia era el mayor orgullo del profesor, a la que forjó con valores, y es considerados entre grandes educadores de Puerto Vallarta.

Javier Navarrete Cázares, vino a cambiar la forma de educar, talentoso y con vocación de servicio, reformó el contexto educativo desde el punto de vista de la relación con los educadores y con los alumnos. Y así podríamos seguir toda la tarde hablando de la vida y obra del profesor Navarrete, pero la conclusión será la misma: un gran educador que mantuvo su bandera levantada de la honestidad y servicio, hasta su jubilación. A la maestra Luz Rodríguez y familia, nuestro pésame.

Be First to Comment

Deja un comentario