Press "Enter" to skip to content

Carlos Patiño, el empresario apasionado del deporte

Por José Rubén GÓMEZ BERNAL “MATANCHÉN” 

Empresario y deportista. Es muy difícil encontrar esta versión en lo cotidiano de la vida vallartense, personajes que disfruten tanto de sus negocios como del deporte. Una filosofía que Carlos “Carlitos” Patiño aplica muy bien en lo cotidiano de su vida. Desde su juventud encuentra la alegría en la cancha, compartir con sus amigos y de disfrutar del futbol lo que para él es como una religión en la que sus hijos e hija, ocupan el primer lugar, además de ser un ferviente admirador del América, pasión que comparte con sus hijos.

Así es Carlitos, que llegó a estas tierras vallartenses desde chamaco, procedente de Guerrero, pasando a engrosar las filas de los vallartenses por adopción con varias décadas de vivir en este suelo, con el que se identifica tanto o más que muchos que nacieran aquí.

En días pasados las canchas Alfredos y las Ligas Unidas de Futbol Puerto Vallarta y Bahía de Banderas le rindieron un merecido homenaje a su trayectoria y apoyo al desarrollo del futbol de Puerto Vallarta, en donde estuvo presente el conocido personaje de la política local, Andrés “El Príncipe” González Palomera. El homenaje lleno de amistad y sinceridad, a iniciativa de don Alfredo Cortés Palomera y el profesor José Luis Almeida Aguilar, culminó con la entrega de un reconocimiento de manos de González Palomera y ante la presencia de los autores de la iniciativa.

“Carlitos” recibió el homenaje con la sencillez que le es característica, agradeció el reconocimiento por algo que hace con gusto y desde hace muchos años: jugar al futbol y promover la participación de equipos en los diferentes campeonatos. Patiño es lo que comúnmente se conoce como “amiguero”, a donde vaya lo conocen o tiene un amigo que lo saluda con gusto, así transcurre su vida entre los negocios, el futbol y la familia.

Carlos concedió una entrevista a El Sol Siempre Libres, en donde nos habla de su vida, desde que llegó a la Puerto Vallarta, cómo se incorporó al futbol vallartense, primero como jugador y al paso del tiempo como patrocinador de equipos, técnico y cofundador de ligas de futbol. Así la figura de Patiño fue creciendo en el futbol vallartense, en donde ahora disfruta de lo construyó en su alrededor, participando en el futbol mayor, en donde tiene equipos participantes, y el reconocimiento de la comunidad futbolera, mayormente de los futbolistas de la vieja guardia, que compartieron con él, las canchas y los torneos.

Hablar con él para que nos hable de su vida no es nada difícil, al contrario, se le vienen en galope sus recuerdos del antes cuando inició y del ahora, y es que tanto en aquel tiempo como hoy, lo disfruta igual, su pasión por el futbol sigue intacto.

— Carlos Patiño Rodríguez, gracias por la entrevista.

— Al contrario, gracias a ti, me honra el lugar que me están dando para conocer mi vida y mi paso por el futbol de Puerto Vallarta.

— Cuéntanos de tu vida

— Tengo cuatro hijos producto de dos matrimonios, actualmente estoy soltero. Son Karla, Carlos Alberto, Gustavo César, Jessica y Scarlet.

— ¿De dónde eres originario?

— Soy nativo de Atoyac, Guerrero, llegué a Puerto Vallarta muy joven, en 1969, tenía la edad de 16 años. Tengo 51 años de ser pata salada, a mucha honra. Recién acabo de cumplir 70 años de edad, recién me festejaron mi cumple años mis amigos en la cancha Alfredos.

— Coméntanos cómo iniciaste tu carrera deportiva.

— Mira, cuando llegué a Puerto Vallarta, me fui a entrenar a la cancha única que existía, en lo que hoy es la Guillermo Rodríguez Cruz, con el equipo del Hotel Delfín, yo venía entero con mucha dinámica. Entrené con ellos me vieron y me contrataron de inmediato.

— Seguramente te vieron buenas hechuras.

— Imagínate, con 16 años corría como exhalación por la banda derecha, tenía mucha velocidad, esa era mi arma. El técnico del equipo era don Armando García, QEPD, quien fue presidente de la Liga Municipal de Futbol. Los que realmente me contrataron fueron don Armando García y don Rafael Yerena Zambrano.

— ¿Así te enrolaste en el futbol vallartense?

— Así es. Y como dato curioso desde aquellos tiempos ya te pagaban por jugar.

— ¿A ti te pagaban?

— La verdad es que me fue muy bien, no me quejo. A mi dieron casa para vivir. Enfrente del Tropicana tenían unos departamentos y me dieron trabajo. Por eso digo que bendito sea Dios que el futbol me ayudó mucho desde que llegué a Puerto Vallarta.

— ¿Hiciste carrera en el Delfín?

— Se puede decir que algo, obtuve varios campeonatos con ese equipo. Por aquellos años y tú te has de acordar, los cambios de los jugadores a otros equipos eran continuos. Jugué dos años en el Delfín, el primer año en Segunda Fuerza y en el siguiente subimos a primera en ambas fuimos campeones. Esa coronación en primera fue increíble la final la jugamos con Tomatlán. Aquí nos ganó 2-1, parecía que estábamos enterrados. Fuimos allá y les ganamos 4-2.

— Fue algo épico, ¿no?

— Pues la verdad es que allá todo nos salió bien. La porra muy entregada,  los que jugaron en aquella población, han de recordar  lo difícil que era sacar la victoria.

— ¿Hubo bronca?

— Infaltable, este encuentro se convirtió en un clásico, porque con nosotros jugaba los Cruz Verde, que nacieron en Tomatlán, Abel y el “Tomatitos” y la gente se metía mucho con ellos.

— El juego de vuelta allá debió ser un gran partido, El Delfín debió tener un gran equipo para realizar esa hazaña. ¿Cómo estuvo?

— Claro, adelante estaba Pedro Bucerías en sus mejores tiempos. Era un jugadorazo en la delantera. Los Cruz Verde eran delanteros,  el Yeyo y el “Zurdo” en la media de contención, que luego fue un referente en el equipo de Colonia. Este fue mi segundo campeonato, primero fue el de Segunda Fuerza,  ganándole a Bucerías y subiendo a Primera, nos coronamos en Tomatlán. Jugamos la final de Segunda Fuerza en Bucerías que fue en donde contratamos a Pedro y a Raúl Bucerías.

— ¿Y qué siguió después?

— Bueno pues fuimos campeones en Tomatlán, el equipo siguió en la Primer Fuerza, pero era un gasto muy grande  y bajamos otra vez a la Segunda Fuerza. Fue cuando Nico Curiel me invitó a jugar a la Colonia 5 de Diciembre, ya que rompió con el Imperial, su equipo de toda la vida, y Nico hizo su equipo Colonia 5 de Diciembre. Fuimos campeones tres veces en forma consecutiva.

— ¿Cuánto tiempo en la Colonia 5 de Diciembre?

— Lo que pasa es que luego Fito invitó a Nicolás a que conformara el equipo de Motorautos, con el que logramos dos campeonatos seguidos, y llegamos a la final del tercero en forma consecutiva, pero nos la ganó el Imperial. En el siguiente campeonato logramos por tercera vez ser campeones.

— Quiere decir que en ese tiempo fuiste campeón cinco veces.

— Si y fueron casi diez títulos que gane, me da mucho gusto recordarlos sobre todo el que logramos en Tomatlán, pues se había reforzado con jugadores de la Primera División como el defensa de Chivas Magallón, o el segundo portero del Atlas Brambila, además del jugador local el famoso “Nikita” que con el tiempo fue jugador del Puebla de la Primera División. Recuerdo que los goles de esa final fueron anotados por Pedro Bucerías, Tomatitos Cruz Verde y el de la coronación corrió por mi cuenta. Son recuerdos inolvidables, que todavía los tengo muy presentes.

— ¿Cómo fuiste parte de la fundación de la Liga Hotelera?

— Después de Motorautos me fui a trabajar al Hotel Las Palmas, y trabajando ahí, hablé con don Rafael Yerena Zambrano para que nos ayudara a fundar  la Liga Hotelera, que fue un éxito y llegó a colocarse muy alto.

— ¿Cómo fue tu llegada al Hotel Las Palmas y cómo te fue con el equipo?

— Primero hable con don Rafael y me traje casi a toda la Tercera División a los “Pelicanos”,  al Hotel Las Palmas, entre los jugadores estaban Maravilla, los “Yiyos” Joya, “El Sambe”, “El Dumbo”, “La Muñeca” “El Aguado” Coronado, “Niño” Leyva, “El Cheli”, Estrada que era un buen defensa, Nacho y Pipis Curiel. Con ese equipazo fui también tres veces campeón. El equipo lo retiramos porque el gerente de Bebidas y Alimentos no me quiso y retiramos el equipo.

— ¿Y qué siguió?

—Me fui a jugar a Mismaloya, agarré Chinos Paradise y patrocine el equipo Boca-Mismaloya, nos registramos en segunda fuerza, ya que antes se ascendía. También ahí fui campeón le ganamos una final a los Camioneros. Subimos a primera en donde nos ganó la final el Hotel Meliá. Pero como quedamos heridos de perder la final, al siguiente torneo quedamos campeones jugando el “Mudo” y su hermano “El Indios” Durán, Arturo Rojas y a cuatro jugadores de Tepic. Después estuve en el

— ¿DIRIGISTE A ALGÚN EQUIPO?

— Si después me fui a la Liga de Veteranos en donde jugué y dirigí al The One, jugaba  cuando se podía, pues estaba conformado por puras estrellas, teníamos a cinco jugadores ex profesionales, “El Diablo” Morán del Pachuca, Marco Antonio Díaz Ávalos, campeón en cinco equipos diferentes; el “Pichi” Enríquez también campeón con Díaz Ávalos, los hermanos Carlos y David Serafín, del América.

— ¿Tu mejor experiencia en tu carrera deportiva y la anécdota del gol olímpico?

— Gocé mucho dos títulos, una cuando jugando con el Delfín, le ganamos  a Bucerías el campeonato en su cancha, todo el pueblo fue a ver el partido. Recuperé un balón y metí un gol casi Olímpico casi desde la banda. Tiré ya de desesperado y fue un golazo, me preguntaban que si así lo había pensado y les dije que sí. El otro goce fue en Tomatlán, en donde también todo el pueblo fue a ver la final y como te digo me tocó meter el gol de la coronación para el Delfín.

— Muy bonitos recuerdos. Algún mensaje para los que como tú aman el futbol.

— Primero reiterarte el agradecimiento y al Sol Siempre Libres por la entrevista, a los que juegan futbol niños, jóvenes y adultos, que siempre jueguen con lealtad y se entreguen en la cancha. Eso será una bonita historia en su trayectoria deportiva.  

A continuación fotos del homenaje que le rindieron las Canchas Alfredos y la Ligas Unidad Puerto Vallarta-Bahía de Banderas.

Be First to Comment

Deja un comentario