Cara a Cara con Ivan Bravo Carbajal

 

—Iván gracias por concedernos la entrevista. Iniciaremos con las tres actividades que desarrollas y que te vinculan con la sociedad, porque son inherentes a tu forma de ser, como son la política, el servicio social y el deporte. ¿Con cuál de las tres te quedas?

—IVÁN. – Primero que nada, darte las gracias y mostrarte mi aprecio, Matanchén, porque he seguido desde siempre tu carrera como periodista, que al igual que muchos vallartenses vemos tu objetividad, tu trabajo serio y responsable y lo mejor que eres muy querido por mucha gente que se expresa muy bien de ti y tu labor periodística. Y también en el ámbito deportivo eres muy apreciado, la gente te estima mucho. Y agradecer el espacio. Muchas gracias.

Respecto a tu pregunta para mí la política, el servicio social y el deporte es como un “tripie”. Es algo que si quito de mi vida una de esas tres actividades no sería lo mismo porque ya son parte de mi existencia y es lo que he hecho, en lo que he forjado mi vida y mi carácter, al lado de mi familia, mi esposa Yesenia Pelayo Ramos; y mis hijos, Ivana de 11 años; Grecia de 7 y el peque de la familia Tigre Alexander que son la base de mi trabajo, mi fuerza, mi motor. El nombre del niño es Tigre Alexander así le quiso poner su mama.

— ¿A cuál de las tres actividades le apuestas más?

—IVÁN. – En las tres facetas he tratado de ser responsable al mismo tiempo disfrutar lo que hago, que no sean para mí como una carga.

— Y en cuanto a las tres actividades ¿cuál es la que te deja más satisfacciones?

— IVÁN. – Las tres al final de cuentas. Esa es una pregunta que me hacen continuamente. Mira, hay personas que son licenciados, otros médicos, arquitectos y yo mismo me hice esa pregunta, qué quiero ser yo, y mi respuesta es que yo soy un luchador social, y lo seré siempre como parte de mi vida. Justamente es lo que quiero ser, una persona que sirva a los demás.

—¿Ya son muchos años que le dedicas a la labor social?

—IVÁN. – La labor social es parte de mí desde hace muchos años. Los últimos 16 o 17 años de mi existencia los he dedicado a la labor social porque es algo que me satisface porque con ello me ayudo a contribuir al bienestar de la gente, de ahí se deriva todo lo demás.

— ¿De dónde procede esa actitud de vida tuya hacia los demás?

— IVÁN. – Es algo que aprendí de mis padres. Mi padre el profesor Pedro Bravo Ruiz, era de esas personas que siempre estaban al servicio de los demás, la gente lo buscaba, lo procuraba para plantearle sus problemas y buscar su ayuda. Hasta la fecha y a varias décadas de su fallecimiento, todavía hay personas que lo recuerdan y me hablan de lo que los ayudó y la verdad eso me llena de orgullo.

Aunque también viene de mi madre, que se ha caracterizado por ser bienhechora, por realizar labores sociales. Ella, ha hecho su labor más silenciosa de perfil bajo, pero que todos conocen a doña Vicky, como una persona que siempre tiene las manos abiertas y siempre está apoyando.

De hecho, en mi casa, hasta la fecha hay fila de gente que llega a plantearle sus problemas y ahí está mi madre dando consejos o bien ayudando a la gente, siempre tiene su “guardadito”, y lo hace con todo gusto.

— Doña Vicky asumió un rol importante en la familia, al faltar tu padre, tarea nada fácil sacar adelante una familia tan numerosa y los formó a todos.

—IVÁN. – Fíjate que la muerte de mi padre fue inesperada, no padeció alguna larga enfermedad, llegó de repente en dos meses se nos fue y mi madre asumió el rol de sacarnos adelante, y la verdad es que el carácter de mi madre no es fuerte, no es recio, es muy suave. Mi madre es un ser maravilloso, es muy amorosa, es muy cariñosa. Es de dar consejos, no es arrebatada de regaños. Para ella seguro que fue muy difícil batallar con nosotros, como padre y madre a la vez, pero gracias a Dios y a su gran fortaleza interior, hizo con la familia una gran labor de formación, estamos muy orgullosos de ella.

— Ahora entramos al plano político. Tú padre el profesor Pedro Bravo Ruiz fue líder magisterial, delegado municipal en El Pitillal, encabezó luchas sociales para la educación. Le gustaba mucho el activismo social. ¿Eso de alguna manera influyó en ustedes por el gusto a la política?

— IVÁN. – Definitivamente sí, mi padre murió cuando yo tenía 11 años, pero lo recuerdo muy bien. Me acuerdo que cuando venían las campañas políticas a él le gustaba andar en el territorio, andar en las calles, haciendo sus listas del trabajo a realizar, convenciendo a la gente, y vaya que era muy bien recibido y la gente le respondía muy bien, me da gusto recordarlo que era un hombre muy querido.

También cuando le tocó ser delegado, hacía un lado el escritorio, no se quedaba en la oficina, era una persona muy territorial que recorría la Delegación, le gustaba andar palpando las necesidades. De ahí viene el gusto de nosotros, de la familia, por la política.

— ¿Para ti fue muy difícil aceptar ser presidente del Partido Revolucionario Institucional?

—IVÁN. – Mira, cuando yo empiezo a escuchar algunos comentarios, y personas que me comienza a llamar, y a decirme que mi nombre se escuchaba para la dirigencia del partido, que tenía el perfil para la presidencia municipal del partido, primero me halagó, lo digo con sinceridad, me halagó que alguien pensara en mí, ya que no fue una sola persona, fueron varias que coincidieron en mí, y más por lo que decían: ¿Y por qué Iván? Y comentaban favorablemente sobre mi perfil que porque he sido un luchador social, que porque el partido ocupaba algo nuevo que venga a aportar, que tenga disponibilidad, que se la lleve bien con todos, que tenga capacidad, que ese era una aspecto que yo cubría perfectamente.

— ¿Tienes algún cadáver debajo de la cama en política?

— IVÁN. – Fíjate que no, yo no tengo problemas con nadie absolutamente con nadie y lo digo así abiertamente, con nadie gracias a Dios. Con todos los dirigentes del partido tengo buenas relaciones lo he tratado con mucho respeto, igual que a militantes, jefes de colonias que tengo el gusto de conocer tengo muy buena relación, cero problemas.

— ¿Y cuál ha sido la respuesta de la gente a tu nombramiento?

MAÑANA CONTINÚA CON LA SEGUNDA PARTE DE LA ENTREVISTA.

 

 

 

Deja un comentario