Advierten sobre disminución de la calidad en productos lácteos

  • Expertos alertan sobre los riesgos que tendría la aprobación de normas oficiales mexicanas que permiten que los productores de queso y yogurt sustituyan la leche por otras sustancias.

La salud y la economía familiar pueden ser perjudicadas, prevén académicos de la Ingeniería de Alimentos y de la licenciatura en Nutrición del ITESO, si llegan a aprobarse las normas oficiales mexicanas para la fabricación de yogurt y quesos que proponen las secretarías de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) y de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Durante el foro “¿Sabes lo que comes?”, llevado a cabo el 29 de junio pasado en el campus, Blanca Oliva, profesora de dichos programas académicos, explicó que en México no hay una Norma Oficial Mexicana (NOM) para la elaboración de quesos. Sin embargo, existen otras que elaboró el Consejo para el Fomento de la Calidad de la Leche (Cofocalec) que sugieren que la proteína de la leche en quesos debe ser, mínimo, de 18 o 21 por ciento y la propuesta de la Sagarpa y la Semarrnat es reducirlo a 10 por ciento.

“Se está trabajando en la elaboración de normas oficiales mexicanas que legalicen la disminución de la parte nutrimental de la leche en la elaboración de productos lácteos, estamos hablando específicamente de queso y de yogurt”, dijo Oliva.

A decir de Paulo Orozco, académico de la Licenciatura en Nutrición y Ciencias de los Alimentos, “la importancia de que (tanto el yogurt como el queso) sigan siendo de leche es porque los nutrientes son de mejor calidad”.

La norma propuesta, agregó el nutriólogo, pone en riesgo la economía familiar porque a los productos hechos con leche se les pondría la etiqueta de Premium y “como pasa con la mayoría de los alimentos de calidad se ‘elitiza’, ya que obligan a los productores a que se certifiquen porque la norma más bien regula lo que está bien hecho”. De este modo, un queso de bajo valor nutricional sería más barato, agregó.

“Si no defendemos las normas que están regulando la producción de los alimentos que comemos día a día, vamos a estar perdiendo la capacidad de decidir sobre la actividad más importante que tenemos los humanos: comer”, dijo Paulo Orozco.

Agregó que con la sustitución de leche por almidones el consumo de carbohidratos aumentaría de manera discrecional, porque los consumidores no van a tener la capacidad de hacer consciente que en lugar de proteína y calcio está comiendo almidones.

Laura Arias, académica de Ingeniería de Alimentos, señaló que el espíritu de las normas del etiquetado de productos es orientar al consumidor para que pueda tomar una mejor decisión de compra.

Tras la exposición de los profesores se abrió el espacio para que los asistentes conversaran sobre el tema y Jaime Morales, académico del Centro de Investigación y Formación Social (CIFS) del ITESO, señaló que la norma también tendría un impacto en las familias cuyo sustento depende de la producción de leche y de lácteos.

“Jalisco es un estado que produce mucha leche. Buena parte de esa producción es de pequeña y mediana ganadería familiar. Son gente que se va a ser profundamente impactada porque va a disminuir la demanda sobre esa leche y les van a comprar a otro precio”, advirtió.

Arias invitó a los asistentes a incidir en la publicación de las normas que proponen la Sagarpa y la Semarnat, participando en la consulta pública que aparecerá en el sitio  www.cofemersimir.gob.mx/portales.

Contacto:

Coordinación de Prensa y Difusión

Lilián Solórzano, tel. 3669 3599, cel. 04433 1150 8384, correo-e: lilian@iteso.mx

Atención a Medios

Gustavo Abarca, tel. 3134 2953, correo-e: gabarca@iteso.mx

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: